El Banco de Alimentos distribuyó en 2006 un total de 498.093 kilogramos de comida entre unas 15.900 personas, lo cual supone un incremento respecto de 2005, según explicó ayer su presidente, Manuel Marco, que alertó del gran incremento en las islas de gente necesitada, sobre todo entre los colectivos inmigrantes.

Marco, que presentó el resumen de actividad de 2006 junto con el secretario de la organización, Eusebio Jaime, en la Caixa Rural de Balears, explicó que el Banco cuenta con dos fondos: uno propio (de donaciones de excedentes de alimentos y otros a punto de caducar) y otro que procede de la Unión Europea (UE).

Del fondo propio, señaló que se distribuyeron en 2006 "un total de 262.560 kilos en las tres islas a 76 instituciones receptoras, que los donaron a 4.501 personas", mientras que del fondo europeo se repartieron "235.535 kilos", lo que suma un total de 498 toneladas de alimentos, "que tienen un valor de 830.000 euros".

Además, agregó que en 2006 los alimentos de la UE beneficiaron a 11.459 personas y que solo en el primer trimestre de este año se han entregado a 15.716 personas, un "enorme aumento" que indica "que cada vez hay más gente necesitada" en Balears. Bolivianos, marroquíes y senegaleses son algunos de los colectivos que pasan más necesidad.