La cadena hotelera Sol Meliá tiene previsto presentar su nuevo plan estratégico hasta 2010 durante este verano, que tendrá como objetivo continuar con "los buenos resultados" del grupo y conseguir un mayor crecimiento de la cadena, según indicó su presidente, Gabriel Escarrer, durante la celebración de la junta general de accionistas.

Sol Meliá prevé una inversión global conjunta de 300 millones para el primer objetivo de este plan que llevará al reposicionamiento de las marcas, que realizarán los propietarios de cada uno de los establecimientos. La inversión definitiva se dará a conocer en el momento de la presentación del plan, que tendrá lugar en el verano. Este nuevo proyecto se encuentra ya en un estado muy avanzado, para sustituir al que concluyó el año pasado, pero por el momento aún está pendiente de su aprobación definitiva por el consejo de administración de la sociedad.

La iniciativa girará en torno a la aportación de mayor valor a las marcas, un mayor conocimiento y contacto con el cliente, así como una mejor gestión del talento del equipo humano del grupo y una mayor concienciación social.