Esta organización ecologista llevó a cabo esta tarde una sesión de anillamiento y marcaje para hacer posible el radio seguimiento de pollos de milano nacidos esta primavera, dentro de un proyecto para descubrir las amenazas a su pervivencia que cuenta con el apoyo de la compañía Gesa.

En un comunicado, el GOB destaca que el catálogo balear de especies amenazadas sitúan al milano en la categoría de "en peligro crítico", que es el "máximo nivel de amenaza de extinción".

En este sentido, señala que ejecuta desde el año 2000 las acciones de conservación que la Conselleria de Medio Ambiente ha previsto para mejorar la situación de esta especie en Mallorca.

Sin embargo, en los últimos años ha emprendido el programa de anillamiento a fin de hacer posible el control de los ejemplares que hay en la isla, en la que este año han muerto un mínimo de cuatro ejemplares, de los cuales tres fueron envenenados.

El veneno "ha vuelto a aparecer con fuerza" como causa de la muerte de milanos, añade el GOB, que lamenta también que la reproducción no haya sido "especialmente positiva" este año.

A este respecto, precisa que las dieciséis parejas "sólo habrán logrado producir entre quince y dieciocho pollos", lo que supone la "productividad más baja desde comienzos del programa de conservación".

El milano es uno de las aves de rapiña que presenta un área de distribución mundial más reducida, que abarca exclusivamente el continente europeo, el norte de África y algunas islas atlánticas.

En Baleares esta especie se encuentra únicamente en Mallorca y Menorca, donde en los últimos años ha mermado considerablemente, lo que motivó que en 2003 el GOB pusiera en marcha un programa de estudio, conservación y divulgación de esta ave, a fin de evitar su extinción.