El delegado del Gobierno en Balears, Ramon Socías, aseguró que no se tienen indicios de la existencia de mafias organizadas para el transporte ilegal de inmigrantes subsaharianos a Mallorca como ocurre en otros puntos de litoral español.

Por su parte, la consellera en funciones de Inmigración, Encarnación Pastor, dijo que Balears se ha convertido en una nueva ruta y pidió "medidas contundentes".