Los investigadores de la Agencia Tributaria han localizado a nombre de un empresario sospechoso de ser un testaferro, u hombre de paja, del supuesto entramado de blanqueo de dinero investigado en la Operación Relámpago, decenas de propiedades inmobiliarias y otros bienes.

Este imputado no fue detenido el pasado 26 de abril en las primeras actuaciones de Relámpago, pero se presentó voluntariamente a declarar en el juzgado de guardia al saber que se le relacionaba con el caso.

Libertad con cargos

El sospechoso pidió voluntariamente deponer ante el juez Antoni Garcías y los fiscales anticorrupción y quedó en libertad con cargos tras esta comparecencia.

La fiscalía anticorrupción presume que la red empleaba falsos empresarios para ocultar la verdadera titularidad de las propiedades y fondos blanqueados.

También se piensa que se echó mano de indigentes, tanto españoles como extranjeros, o de inmigrantes sin papeles para hacerlos pasar como dueños de importantes depósitos bancarios, participaciones societarias o bienes inmuebles.

Desenmarañar todo este entramado será una tarea de años de investigación, según han reconocido varias fuentes próximas al caso.

La red contaba también con una complicadísima tela de sociedades pantalla.