Las protestas que los técnicos sanitarios están realizando para reclamar al Gobierno central la homologación de su titulación con la de otros países de la UE se están viendo acompañadas por la huelga de hambre que 19 responsables sindicales están realizando en la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Entre ellos se encuentra el presidente del Sitessib -que representa al sector en Balears-, Francisco Calvo, uno de los tres huelguistas que está teniendo un seguimiento especial por parte del Samur por presentar un estado de salud más delicado.

Según señala Calvo, en su octavo día de huelga de hambre (ayer) padece "debilidad en las piernas, temblores y en ocasiones problemas para hablar, para hacer un discurso coherente, aunque seguimos con el ánimo muy alto por el apoyo que estamos recibiendo de nuestros compañeros".

El presidente del sindicato balear señala que comenzó a padecer problemas físicos desde el tercer día sin ingerir más alimentos que agua y bebidas isotónicas, con fuertes dolores de cabeza, a los que se han ido sumando pequeños temblores.

Él y sus 18 compañeros se han alojado en el hall de la facultad de Medicina y cuentan con colchonetas y sacos de dormir para pernoctar.

Su situación de debilidad hace que durante la mayor parte del día permanezca recostado o sentado en un banco de la facultad, según señala, aunque se les ha facilitado una conexión con internet para hacer un seguimiento, con el apoyo de sus móviles, de la protesta que se está realizando en el conjunto del país.