Balears y Madrid serían las dos únicas comunidades autónomas que no saldrían perjudicadas por la erradicación del actual sistema de financiación autonómico que supondría la aprobación del nuevo Estatuto de Cataluña, según una información del diario económico Expansión, que estima que el texto catalán supondría una pérdida anual de 600 millones de euros para el resto de autonomías.

Este impacto económico recoge la exigencia de la disposición adicional séptima del proyecto de Estatuto catalán de abonar en un plazo de diez años el déficit fiscal que mantendría Cataluña con el resto de España por la mayor riqueza de Cataluña y fruto de aplicar el actual sistema de financiación.

En este caso, Balears y Madrid, únicas autonomías que aportan ingresos al Fondo de Suficiencia, no perderían ingresos, mientras que sí lo harían las autonomías que más se han beneficiado de este Fondo (en teoría, las más pobres, como Andalucía, Galicia, Extremadura o Castilla y León).

Según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2006, Balears deberá aportar 206,67 millones de euros a este Fondo, mientras que Madrid le ingresará 158,03 millones.

Ambas autonomías han tenido un Fondo de Suficiencia negativo, lo que, según el actual sistema de financiación autonómico, significa que sus necesidades de financiación son inferiores a los recursos tributarios que le proporciona el Sistema, todo ello respecto al año base de 1999, que no tiene en cuenta el incremento de población registrado por las dos comunidades en los últimos seis años.