La Federació Balear de Confraries de Pescadors se plantea acordar "un amarre general" en vista de las protestas que están secundándose en diversos puertos de la península para reivindicar medidas que abaraten el coste del gasóleo.

De hecho, miembros de la cofradía de pescadores de Denia bloquearon el acceso marítimo a la bocana del puerto de este municipio alicantino, informó Efe, lo que afectó al barco de Balearia ´Isla Mallorca´, de carga y con 35 pasajeros, que no pudo salir a las 11 de la mañana con destino a Eivissa, y otros buques con salidas por la tarde.

Además, las comunicaciones de la compañía Trasmediterránea desde Barcelona y Valencia con el archipiélago también se truncaron ayer. El ´Fortuny, con carga y pasajeros, con salida a las 23 horas de ayer y el ´Galicia´, de carga y cuya salida estaba prevista a la una de la madrugada de hoy, se vieron afectados por el bloqueo del puerto barcelonés, dijeron fuentes de la compañía. Tampoco el ´Sorolla´ que debía salir de Valencia a las 23,30 horas pudo hacerlo. Hoy también se verán afectadas las salidas, por la mañana, de estos barcos.

Aunque durante la jornada de ayer los pescadores estuvieron estudiando mantener la flota amarrada desde hoy mismo, la decisión se ha pospuesto hasta mañana por la tarde, explicó el secretario general de la federación, Antoni Garau, ante la dificultad de que se trasladen a Mallorca los pescadores del resto de las islas.

A partir de las seis de la tarde la federación celebrará una reunión extraordinaria en la Casa del Mar en el transcurso de la cual se abordará la problemática del incremento del precio del gasoil para el sector. Al encuentro acudirán representantes de las 10 cofradías de Mallorca, 3 de Menorca, 2 de Eivissa y 1 de Formentera.

El sector pesquero exige que se cree un fondo de garantía que permita la compra del gasóleo a 0,30 euros por litro , frente a los 0,49 que se abonan actualmente. "Desde junio de 2004 se ha incrementado el precio un 75%", afirma Garau.

Los pescadores también piden quedar exonerados del pago de cuotas a la Seguridad Social durante un año y la misma reivindicación para los armadores.