Encarnación Pastor, la consellera ´sorpresa´ de esta legislatura, estuvo ayer arropada en la toma de posesión de su cargo por los miembros del Govern en pleno, encabezados pro el president Matas, ademas de una representación institucional a la que no se sumaron los presidentes de los consells. Sí estuvieron, en cambio, el presidente del Parlament, Pere Rotger, y la alcaldesa de Palma, Catalina Cirer, además de la alcaldesa de Felanitx, Catalina Soler. Junto a ellos, el presidente del TSJB, Antoni Terrasa; el fiscal jefe de Balears, Bartomeu Barceló y el rector de la UIB, Avel·lí Blasco, entre otros.

Ellos formaban la representación institucional, si bien el grueso de los asistentes al acto, que llenaron la Capilla del Consolat de Mar lo formaron los aproximadamente 40 miembros de la Casa de Extremadura de Felanitx, trasladados para la ocasión, quienes no ocultaban el orgullo que les producía ver a Pastor convertida en consellera. También acudieron presidentes de las otras casas regionales en Balears.

En cambio, se notó la ausencia de más representantes de las asociaciones de inmigrantes. Jorge Mandado, presidente de Argentinos sin Fronteras; Manuel Simbaña, de la Asociación Ecuatoriana Mallorquina y Jorge Sans, coordinador del Movimiento Argentino en Balears, acudieron al acto sin ocultar que esperaban más atención por parte del Govern en un día como ayer. "Deseamos que el Govern trabaje con los colectivos de inmigrantes, sin banderas políticas ni distinción de país, que nos llamen para cooperar y trabajar", afirmaban, mientras intentaban acercarse a la nueva consellera.

Pastor, mientras, intentaba no perder la sonrisa para todos los que se acercaban, constantemente requerida por sus paisanos de Felanitx y demás asistentes. La nueva consellera se fotografió y atendió a todos después de la foto de familia con sus compañeros de Govern en los jardines del Consolat, donde se sirvió un aperitivo.

La consellera no ocultó su emoción tras prometer su cargo, con un largo abrazo a la vicepresidenta Rosa Estarás y saludos afectuosos a sus nuevos compañeros de Gabinete. A la nueva miembro del Govern se le notaba que su nuevo rol le resultaba desconocido y, mientras intentaba atender con amabilidad a todos, se advertía su esfuerzo ante los periodistas por no comprometerse en exceso con sus declaraciones, a la espera de controlar mejor su departamento. Por de pronto, con ella Matas ha acercado su Govern a la paridad: de doce consellers, seis son mujeres.