Los representantes baleares de UGT y CCOO en Iberia destacaron ayer que los recortes de plantilla anunciados por la compañía aérea no afectarán al personal de las islas, aunque subrayaron el malestar existente por la congelación salarial propuesta.

Desde estas organizaciones se indicó que la plantilla de Iberia en Balears se limita a los trabajadores de handling (servicio en tierra) y del departamento comercial, con unas 700 personas en activo durante el invierno, cifra que se duplica en verano con la incorporación de los fijos discontinuos y de los eventuales.

De todo este personal, desde UGT y CCOO se señaló que sólo habrá un recorte de unas 35 personas que se podrán acoger a las prejubilaciones acordadas entre 2005 y 2007, al cumplir los 58 años durante ese periodo.

Desde estas organizaciones señaló que el único hecho que justificaría una reducción del personal en Balears sería la posibilidad de que se recortará la actividad de handling, algo que en el caso del archipiélago se considera muy improbable, dado que se va a mantener el número actual de operadores (dos en el caso de Palma), y se da como seguro que Iberia se seguirá presentando a todos los concursos que se convoquen para adjudicar los servicios de tierra.

De esta forma, este recorte sólo se daría en el caso de que algunas de las compañías aéreas a las que ahora Iberia presta sus servicios optara por recurrir al autohandling, según se apuntó desde CCOO. En cualquier caso, se destacó que "todo apunta a que el expediente de regulación de empleo va a tener una repercusión mínima en las islas".

Malestar por los salarios

Con mucho mayor malestar se ha acogido en el archipiélago el anuncio de que la compañía aérea pretende aplicar una congelación salarial, al considerar que "siempre se opta por aplicar este tipo de cargas sobre la plantilla, cuando los responsables de Iberia siguen hablando de beneficios".

Desde UGT se recuerda que la compañía ya ha aplicado en el pasado iniciativas que supusieron una pérdida temporal del poder adquisitivo de sus empleados, y se considera que la implantación de la citada congelación salarial no está justificada.