La portavoz del grupo socialista, Francina Armengol, propuso ayer al president Jaume Matas "avanzar" en aspectos como "un compromiso de trabajo para asegurar la prosperidad económica del país" que se base en devolver al turismo su posición como "motor económico de las islas", además de una política "no agresiva con el territorio".

Relacionadas

Armengol respondía de esta manera a la oferta de un pacto social sobre el modelo turístico que el martes planteó Matas, aunque el president lo circunscribió a un acuerdo entre instituciones y agentes sociales. La portavoz socialista criticó al president que excluya de este pacto "al Parlament, a los representantes de la mitad de los ciudadanos", en referencia a los partidos de la oposición. No obstante, sostuvo que la oferta de Matas "no es creíble", ademas de "insuficiente, ya que "en esta legislatura es la tercera vez que ofrece un pacto para el turismo".

La segunda jornada del debate sobre el Estado de la Comunidad la protagonizó el enfrentamiento de la oposición con Matas, quien contestó en bloque a PSM, EU-EV y PSIB. Armengol sostuvo durante su intervención que "hoy el motor de crecimiento en Balears es la construcción" y acusó al president de impulsar una "política a corto plazo que aniquilia el futuro de Balears", basada en "la especulación urbanística" y "la depredación del territorio".

Para Armengol, la exposición de Matas sobre el Estado de la Comunidad es "la constatación del fracaso no sólo de una gestión de dos años, sino del todo un modelo político y económico" ante cuyo agotamiento el jefe del Ejecutivo muestra "la más absoluta ausencia de alternativas".

La portavoz socialista afirmó que el president "ha incumplido sus promesas electorales" y ha basado su gestión una "gran inversión, y toda de golpe, en obra pública" de tal modo que la economía "está creciendo más sobre la base de la inversión residencial que sobre la productiva".

Fracaso

Se trata de una política que, a juicio de la portavoz socialista, no afronta los "problemas estructurales", en especial en lo que se refiere al turismo. En este sentido resaltó que "las grandes empresas" hoteleras de Balears "huyen" de las islas y "desinvierten", mientras el resto de hoteles "se dedican al tot inclós", ante el cual le acusó de no actuar con una "urgente regulación" como pide "el sector de la restauración", que le emplaza a que "no ayude a los de siempre".

Acusó a Matas de fracasar "en la gestión de los servicios públicos" y haber "olvidado a las personas" en su gestión. También consideró como fracasos la política sanitaria, de vivienda y educativa, así como el modelo de la televisión autonómica IB3, entre otras cuestiones.

Junto a ello, le acusó de tener paralizada la ponencia sobre la reforma del Estatut porque el PP "aún ha de decidir si quiere romper el equilibrio territorial en beneficio suyo", en referencia a la propuesta de un Consell de Formentera. "Ustedes sólo piensan en la reforma estatutaria en base a la aritmética electoral que interesa al PP", sostuvo Armengol.

Además, le emplazó a que "cumpla las reglas del juego" respetando "el pacto antitransfuguismo" y criticó que Matas ofrezca un Pacto sobre el Estatut "sin decir cual es su postura sobre el mismo". Para Armengol, Matas "no tiene credibilidad para ofrecer diálogo" en ningún aspecto porque "defiende una cosa u otra según donde esté", en referencia a su época como ministro del Gobierno de Aznar.

No obstante, le propuso "avanzar" en "un compromiso institucional" de "respeto escrupuloso a las reglas de juego democrático", asegurar la prosperidad basada en una política no agresiva con el territorio y devolver al turismo su posición de "motor del crecimiento económico de Balears", así como un "compromiso" con la educación pública" e "impulsar acuerdos sociales y políticos" para la reforma del Estatut y el modelo audiovisual".