Veinticuatro horas de protesta, ininterrumpidas. Con este acto simbólico de fondo -que incluye una huelga de hambre por un día en solidaridad con 37 presos políticos encerrados en cárceles marroquíes que han ayunado casi dos meses-, la Associació d´Amics del Poble Saharaui reunió ayer en el paseo del Born a simpatizantes y amigos para reivindicar el fin de la represión de este pueblo y criticar la actitud del Gobierno español ante el conflicto saharaui.

Un mural que recordaba el inició del exilio de los saharauis, tras los acuerdos de 1975 que conllevaron la retirada de España de la antigua colonia y la ocupación militar por parte de Marruecos, contextualizaba ayer la concentración que arrancó a las diez de la mañana y termina hoy a la misma hora, después de que los agrupados pasaran la noche en el Born. Rodeados de pancartas -"Zapatero i Moratinos quants presos més volem?", "Sahara no mes traicions!"-, no cejaron de recoger firmas en favor del referéndum en la zona.

Durante 52 días, 37 presos políticos han secundado una huelga de hambre (que parece que ahora se ha interrumpido), explicó Javier Fortuny, presidente de Amics del Poble Saharaui, y "en solidaridad" todas las asociaciones de España celebraron este acto simbólico de ayer. "Lo único que han hecho es exigir de manera pacífica su derecho a a libertad y a la autodeterminación", añade Fortnuy. Al Gobierno de Zapatero le tilda de "incapaz" al no elevar su protesta ante la Administración marroquí por esta situación y por no permitir la entrada al territorio de nueve delegaciones de diferentes comunidades autónomas. Por el contrario, España "apuesta por un gobierno autoritario", censura.

Al anochecer, en recordatorio de los privados de libertad, en el Born se encendieron 37 velas.

Todos los partidos políticos, a excepción del PP y el PSOE, y los sindicatos apoyaron la concentración, dijo Fortuny.

"Si la legalitat internacional és bona per Irak, també ho és pér al Sàhara! Referèndum ja!", demandaron ayer los reunidos.