La Lototrot y la Promotrot se jugarán en Balears a partir de enero de 2005, después de que ayer se formalizara la firma del contrato de adjudicación del juego a las empresas CIRSA y Troyjocs.

El secretario del Consorci del Joc Hípic, Nicolau Tous, actuando como presidente del mismo por delegación del president Jaume Matas; el delegado general de CIRSA, Luis Aranda, y el director general de Interior del Govern, Joan Rotger, rubricaron el contrato de la Lototrot, más de cuatro años después de que se iniciara el proyecto, bajo el gobierno del Pacto de Progrés.

Nicolau Tous se refirió al largo y polémico proceso que han vivido la Lototrot y la Promotrot como "un largo embarazo" y el representante de CIRSA señaló que la Promotrot es una "lotería autonómica" como otras que están en juego ahora en soporte de papel, "pero tecnológicamente avanzada". Tous añadió que con la firma de ayer se cumple el compromiso adquirido por el Govern del PP y el Consell de poner en marcha los juegos como un medio de promoción de deporte del juego.

Tal y como adelantó DIARIO de MALLORCA, el director general de CIRSA confirmó ayer que, en una primera fase, se instalarán unas 500 pantallas de juego, quedando excluida su ubicación en bares y cafeterías. Aranda apuntó que ahora se abordará, además de la labor técnica, una campaña comercial para conseguir la colocación de los terminales de juego (pantallas conectadas on line a un ordenador central) en hoteles, bingos, salones de juego, también salas específicas para este juego (y otras apuestas deportivas) y en los hipódromos (donde se instalará la central).

La cuantía de los premios, así como el diseño concreto de los juegos, están aún por determinar, aunque Aranda avanzó ayer algunos datos. En el caso de la Promotrot (juegos presorteados tipo rasca-rasca o probabilísticos) se podrán alcanzar premios de 500, 1.000 e incluso 6.000 euros. El 70% del dinero que se recaude se destinará a premios.

En el caso de la Lototrot, que es una quiniela hípica "electrónica" ligada a los resultados de las carreras que se desarrollen en el hipódromo, los premios dependerán de las apuestas y del número de acertantes, quedando además abierta la posibilidad de que se acumule un bote si no hay ganadores. El 60% de lo que se obtenga se destina igualmente a premios. El 18% lo recibe el Consorci y de esa parte se extrae la financiación para el trote.

El director general de CIRSA explicó que los juegos de la Promotrot -que calificó como una lotería presorteada instantánea- serán muy sencillos y de fácil comprensión para cualquier persona. Aranda añadió que el hecho de que los bares y cafeterías hayan sido excluidos como escenarios de juego reduce las dimensiones del proyecto de la Lototrot y Promotrot.