El Consejo de Ministros desestimó ayer el requerimiento previo al recurso contencioso-administrativo, formulado por el Consell de Mallorca, contra el real decreto de 12 de marzo de 2004 por el que se aprueba el plan técnico nacional de la televisión digital local. La decisión del Gobierno es un obstáculo (no definitivo) a la posibilidad de que el Consell pueda poner en marcha en un futuro una televisión insular.

El plan se asigna a cada comunidad a los canales múltiples en función de la disponibilidad del espectro, intentando adecuarse a las necesidades de cobertura. El plan divide Mallorca en cinco demarcaciones y le asigna cuatro canales a cada una.

El Consell ha alegado que el plan no reconoce la singularidad de Balears, donde, además de ayuntamientos, existen consells y solicita un canal de ámbito insular. Los ayuntamientos interesados en reservar una frecuencia ya han presentado su petición formal al Govern y después deberán hacerlo los operadores privados .

Mientras, los responsables de la futura televisión autonómica, IB3, trabajan en su puesta en marca y son constantes las negociaciones con los productores. Ayer, levantó revuelo la presencia en Palma del productor Valerio Lazarov. Desde IB3 se apuntó que Lazarov tenía una cita con ellos, como las que se están manteniendo con otros productores, aunque finalmente no se pudo celebrar el encuentro.