Los hoteles de la isla alcanzaron el mes pasado una ocupación del 76,7%, lo que supone un desplome de 17,4 puntos respecto a la marca registrada hace cinco años (junio de 1999), cuando se llenó el 94,1% de las plazas hoteleras de Mallorca. Los mejores resultados correspondieron a la zona norte y los peores, a la costa este.

Según los datos facilitados por la Federació Hotelera de Mallorca, que no hacen referencia a la planta abierta, la mejor ocupación de junio de este año se registró en la zona de Pollença, Alcúdia, Muro y Can Picafort donde, en conjunto, se alcanzó el 84,3% (tres puntos por encima del año pasado). Cabe destacar que el primero de estos cuatro núcleos encabezó la clasificación de la isla, con un 91,3% de ocupación.

Por el contrario, la zona con menor actividad fue la de Llevant, que engloba Colònia de Sant Jordi, Cala d'Or, Manacor, Cala Millor y Capdepera. En este sector sólo se llenó el 72% de las plazas. En el caso de Capdepera y Colònia de Sant Jordi, incluso menos, con un 61,2% y un 67,3%, respectivamente.

En la Platja de Palma, la zona turística que concentra el mayor número de camas de toda Mallorca, sólo se logró ocupar el 73% de las plazas, es decir, 2,5 puntos menos que el año pasado (75,5%). En cambio, en su vecina Can Pastilla, se produjo un aumento y se pasó del 75,9% del año pasado a un 78,7%. En el sector competidor de Palmanova y Magaluf se alcanzó el 90,1%. Aunque elevada, la cifra supone un retroceso de tres puntos respecto a junio de 2003.

El núcleo con peor ocupación de la isla fue Palma, con un 56,1% (casi un punto menos que el año pasado). Le siguió Cala Major que, con un 61% de plazas ocupadas, sufrió un retroceso de 13,7 puntos, y la ya mencionada Capdepera (61,2%).

La ocupación de junio ha experimentado un continuo descenso desde 1999, cuando superó el 94%. En 2000 fue del 86,9%; en 2001, del 84,9% y en 2002, del 75,3%. En 2003 se produjo un repunte y alcanzó el 77,2%, pero en 2004 volvió a caer hasta el 76,7%.