La Mesa del Parlament verá mañana si Jaume Matas debe o no comparecer ante la Cámara para explicar el viaje a Rusia de la comitiva gubernamental que encabezó como president y que cargó a los presupuestos autonómicos la visita al club de alterne Rasputín. El PSIB-PSOE, autor de la solicitud, considera que "el tema ha causado gran impacto social" y que "por el bien de las instituciones democráticas y el prestigio de los gobernantes y del propio Parlament", hay que dar una respuesta a la ciudadanía antes del reinicio del período de sesiones, fijado para el próximo 15 de septiembre. Con la misma argumentación se solicita un pleno extraordinario.

El escándalo Rasputín sigue acaparando la atención de la exigua vida parlamentaria estival. PSM y EU-Els Verds se niegan a aceptar que el caso esté cerrado, como se pretende desde el Govern, y exigen a Matas que aclare todos los pormenores del viaje, desde los nombres de las personas que entraron con cargo a los fondos públicos al club Rasputín hasta los detalles de los gastos extras realizados en el hotel donde se hospedó la comitiva balear las dos noches del viaje, que ascendieron a una media de 270 euros por persona. Una factura que por la falta de detalles les resulta "inexplicable".

"Mientras no se aclare esta circunstancia, se deberá entender que toda la delegación balear asistió al teatro erótico Rasputín y efectuaron gastos de manera fraudulenta", sostienen los nacionalistas del PSM en su comunicado. A su juicio, "de ninguna se puede entender que se hayan depurado todas las responsabilidades".

"Si el jefe de gabinete y el jefe de prensa (de la conselleria de Turismo) entraron en el local pagados por la Comunidad Autónoma, también deberían ser cesados", plantea EU-Els Verds atendiendo a la declaración efectuada por el ex gerente de Ibatur, Juan Carlos Alía, quien aseguró que, de la delegación de seis miembros, Matas, Flaquer y el escolta no acudieron club moscovita. En el comunicado, el grupo rojiverde se pregunta si el fallo en la fiscalización administrativa de las facturas obedeció a la incompetencia o a la complicidad. A EU-Els Verds le sorprende que no haya facturas de comidas, cenas y desplazamientos y exige información sobre los motivos que llevaron a la comitiva a aceptar las invitaciones del magnate ruso Konstantin Kozhevinikov.