El rey Felipe VI y los mandatarios de otros once países han confirmado su presencia en la investidura del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el próximo 1 de enero, informó este miércoles el equipo de transición.

Los presidentes que han confirmado su asistencia son los de Alemania, Angola, Argentina, Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia, Costa Rica, Guinea Bissau, Portugal y Timor Oriental, según detalló el director de las ceremonias oficiales de la toma de posesión, Fernando Igreja.

Igreja dijo que hasta ahora se han cursado invitaciones a los mandatarios de todos los países con los que Brasil mantiene relaciones diplomáticas.

Debido a que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, suspendió las relaciones diplomáticas con Venezuela, no se ha podido cursar una invitación al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, por vía diplomática, pero según Igreja "se buscará una solución" para invitarle.

Según el diplomático, se espera que acuda un "número muy significativo" de representantes de Gobiernos extranjeros, aunque no precisó cuántos, algo que consideró que muestra "la reinserción de Brasil en el escenario mundial".

En la misma rueda de prensa, la esposa de Lula, Rosângela Silva, conocida como "Janja", aseguró que en la investidura se seguirá el protocolo habitual en la ceremonia, y Lula circulará por Brasilia en un automóvil descapotable.

También explicó que si Bolsonaro no acude a la ceremonia para entregar la banda presidencial a Lula, como indica el protocolo, pensarán en una alternativa.

Tras la ceremonia, se realizará un festival de música para el público asistente a la investidura, que se espera sea de cerca de 300.000 personas