Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Europa

Ucrania, crecida en el campo de batalla, entierra la opción de negociar con Putin

Las tropas ucranianas recuperan nuevas localidades en el sur mientras Zelenski excluye por decreto el diálogo con el presidente ruso

Un soldado ucraniano aupado a un tanque ruso en Kamyanka, una localidad liberada en el noreste de Járkov. EFE

La guerra de Ucrania no deja de complicarse, con una Rusia cada vez más débil dentro y fuera del campo de batalla --y, por lo tanto, más imprevisible-- y unas autoridades en Kiev crecidas por el avance decidido de sus tropas en el sur y el este del país. Mientras el Parlamento ruso ratificaba la anexión ilegal de las cuatro regiones ocupadas parcialmente por sus tropas en Ucrania, el presidente Volodímir Zelensky firmó un decreto que entierra la posibilidad de negociar con el Kremlin mientras Vladímir Putin sea presidente. “Estamos dispuestos a dialogar con Rusia, pero solo con otro presidente de Rusia”, dijo el líder ucraniano tras firmar una ley ejecutiva que afirma la “imposibilidad” de negociar con el actual liderazgo ruso.  

Ese diálogo lleva desde hace tiempo en dique seco, pese a los intentos de Turquía Israel de ejercer de mediadores o la ocurrencia lanzada el lunes por el multimillonario Elon Musk en las redes sociales, una propuesta más cercana a las posiciones rusas que ucranianas, lo que ha generado malestar en Kiev. Entre otras ideas el fundador de Tesla propuso la celebración de referendos supervisados por Naciones Unidas en las cuatro regiones anexionadas por el Kremlin y el reconocimiento de Crimea como parte de Rusia. “¿Qué Elon Musk te gusta más: el que apoya a Ucrania o el que apoya a Rusia?”, le respondió sarcásticamente Zelinski en las redes.  

Su decreto es tan inflexible que podría interpretarse como una forma de sembrar la discordia en Moscú, donde cada vez más comentaristas se atreven a airear el desastroso rumbo que ha adoptado la guerra para sus intereses. Tanto que si el descontento interno siguiera creciendo podría ser utilizado como argumento por los rivales de Putin en una eventual revuelta palaciega para apartarlo del poder. Lo que está claro es que Ucrania tiene en estos momentos pocos incentivos para negociar con el mismo autócrata que proclamó la semana pasada que LuganskDonetskJersón Zaporiyia “serán para siempre” parte de la patria rusa.  

Territorios recuperados

Tras recuperar durante el fin de semana la estratégica localidad de Liman en la región de Donetsk, abandonada por las tropas rusas con tanta velocidad que dejaron decenas de cuerpos de sus camaradas tirados en las cunetas, las tropas ucranianas rompieron las líneas del frente en Jersón para consumar su mayor avance en el sur desde las primeras semanas de la invasión. Los militares de Zelenski han logrado avanzar un mínimo de 30 kilómetros hacia el sur, según diversas fuentes, y este martes liberaron al menos otras cuatro localidades. Entre ellas Davidiv Brid Starisillia.  

Sus militares siguen al oeste del río Dnipro, pero ya no están demasiado lejos de ciudades como Nova Jakhovk, considerada por fuentes occidentales citadas por ‘The Guardian’, como una plaza esencial para que Rusia pueda mantener el control de la capital de Jersón y de la península de Crimea.  

Apoyo occidental a la posición de Zelenski

Kiev parece tener además el apoyo de sus aliados en su apuesta por cerrarse en banda a una posible negociación, enarbolada por el Kremlin con una creciente frecuencia, quizás por su necesidad de pausar la guerra y ganar tiempo para recomponer a su diezmada tropa. “Ahora no hay ninguna posibilidad de que las negociaciones acaben con la guerra que Rusia lanzó sobre Ucrania”, dijo la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock en una entrevista. “La propuesta de Putin sonó como ‘vamos a robaros el país, a esclavizar a vuestros ciudadanos y luego firmamos la paz”, añadió en alusión al órdago para negociar expresado la semana pasada por el líder ruso mientras anunciaba la anexión de la Ucrania ocupada.  

En su búsqueda desesperada de carne fresca para el frente, el Kremlin ha reclutado ya a 200.000 reservistas, según su ministro de Defensa. Muchos menos sin embargo de los 700.000 rusos que han escapado del país desde que se anunció la movilización el pasado 21 de septiembre, según la edición rusa de la revista ‘Forbes’.

Compartir el artículo

stats