Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escritor en estado crítico

Claros indicios de que el agresor de Rushdie actuó siguiendo la 'fatua' iraní

El autor del atentado contra el escritor había mostrado en redes simpatías hacia el extremismo chií y las causas de la Guardia Revolucionaria de Irán | Hadi Matar por ahora ha sido imputado por intento de asesinato en segundo grado, que puede conllevar hasta 25 años de cárcel

Salman Rushdie yace en el suelo tras ser acuchillado por Hadi Matar, el viernes. REUTERS

Ali Jameini, el ayatolá que sucedió como líder supremo de Irán a Rujolá Jomeini, dijo en 1989 que la fatua que había dictado su predecesor sentenciando a muerte a Salman Rushdie por considerar una blasfemia ‘Los versos satánicos’ era “una flecha [o una bala según otras traducciones] para la que hay un objetivo. Ha sido disparada. Un día, antes o después, alcanzará su diana”. 

El viernes, 33 años después de esa 'fatua' y de esa frase, el horror de su vigencia y su influencia cobró forma en Chautauqua, la plácida esquina rural del oeste del estado de Nueva York donde Hadi Matar, un joven de 24 años, apuñaló repetidamente y dejó gravemente herido a a Rushdie cuando este se disponía a dar una conferencia en un festival cultural.

Aunque la investigación sigue abierta y oficialmente las autoridades neoyorquinas no han determinado el móvil que movió a Matar, que el sábado fue imputado con un cargo de intento de asesinato en segundo grado, que en Nueva York puede conllevar una pena de hasta 25 años de cárcel, sus acciones y las primeras informaciones sobre él han hecho que todas las miradas se vuelvan ahora hacia Teherán.

Hezbolá e Irán

Matar, que según la cadena NBC News nació en California y se había mudado a Nueva Jersey, es hijo de emigrantes de Yaroun, una ciudad en el sur del Líbano cerca de la frontera de Israel que en el pasado ha sido bombardeada por el ejército israelí en ataques a posiciones de Hezbolá, la milicia chií apoyada por Irán.

Según explicó en Twitter el experto en islamismo radical Romain Callet, Matar usaba un carné de conducir falso de Nueva Jersey con el nombre de uno de los jefes de seguridad y más destacados comandantes de Hezbolá, que murió en 2008 en Siria en un atentado que la milicia chií, que este sábado ha rechazado hacer declaraciones sobre Matar a Reuters y ha asegurado no conocerlo, atribuyó a Israel.

En su actividad en redes sociales, donde sus cuentas ahora son ya inaccesibles, Matar había mostrado además sus simpatías con el extremismo chií y con las causas de la Guardia Revolucionaria iraní, según una fuente policial citada este sábado por NBC, que ratifica una información dada también la víspera por otra fuente del tabloide ‘New York Post’.

Celebración

Los líderes del gobierno teocrático de Irán de momento este sábado públicamente mantenían silencio sobre el atentado contra Rushdie pero tanto en medios cercanos al régimen en el país, así como en Líbano y otros países como Irak o Kuwait, en sitios de internet que apoyan a Hezbolá y en las opiniones recogidas en las calles por agencias internacionales se ha celebrado la acción de Matar y, en muchos casos, se ha vinculado a la fatua.

"Felicitaciones a este hombre valiente y consciente del deber que atacó al apóstata y depravado Salman Rushdie en Nueva York", escribió felicitando a Matar 'Kayhan', el principal diario ultraconservador iraní, cuyo director es designado por el ayatolá Jameini, según ha relatado France Presse, que también ha recogido las declaraciones a la agencia ultraconservadora Fars del profesor de teología Hosein Radai. "Una persona que se aparta de la religión del islam (...) se llama apóstata. Es alguien como Salman Rushdie, que no solo ha rechazado el islam [sino] que ha tratado de insultarlo. Según la jurisprudencia, tal apóstata merece muerte", aseguró el ayatolá.

En un sitio web pro-Hezbolá visto por ‘The Guardian’ se aseguraba este sábado que "quien sea hostil con nosotros será atrapado por el fuego de nuestras espadas, incluso después de un tiempo". El diario británico también citaba a un veterano periodista kuwaití, que ha afirmado que Rushdie "no debe esperar que los fieles musulmanes respeten su derecho a la vida cuando él faltó al respeto a la esencia de sus vidas e insultó sus símbolos sagrados". Recogía, asimismo, el titular que encabezaba la cobertura de la organización iraquí Sabreen, que apoya a las milicias pro-iranís: "Que la paz sea con vosotros. La venganza de Dios".

Estado

Matar no logró el objetivo final de la fatua pero tras un ataque rápido y lleno de furia, que hizo que fueran necesarios cinco hombres para contenerlo hasta que fue arrestado, dejó a Rushdie, de 75 años, en estado grave. Según el último parte que facilitó el viernes Andrew Wylie, el agente del escritor, tras horas de cirugía en el hospital de Erie (Pensilvania) al que fue trasladado en helicóptero, Rushdie seguía conectado a un respirador y no puede hablar. "Las noticias no son buenas -dijo Wylie-. Salman probablemente perderá un ojo, los nervios en su brazo fueron seccionados y tiene el hígado apuñalado y dañado".

Compartir el artículo

stats