Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid

El Ejército se prepara para misiones OTAN más grandes y largas en el Báltico

Cuatro brigadas acorazadas españolas, candidatas a aportar más carros para disuadir a Rusia

Misión española en Letonia. En la imagen, un soldado y un vehículo Pizarro de los desplazados por el Ejército. MINISTERIO DE DEFENSA

Más soldados, durante más tiempo y con armamento más contundente. La presencia militar española en el Báltico se incrementará a partir de la cumbre de la OTAN que va a celebrarse en Madrid la próxima semana, según previsión que manejan en la cúpula de Defensa. Fuentes militares indican además que el Estado Mayor de la Defensa tiene en su agenda de previsiones un aumento “sensible” de la aportación española a misiones OTAN en el flanco oriental del territorio que defiende la Alianza.

Ampliar los trabajos de policía aérea, de identificación de incursiones de aviones rusos, en Lituania y engrosar las patrullas acorazadas en Letonia –que han supuesto la primera salida de carros de combate españoles al exterior- está sobre la mesa desde antes incluso de que Suecia y Finlandia decidieran activar su solicitud de adhesión al Tratado del Atlántico Norte, indican las mismas fuentes.

La previsión viene determinada por una percepción en la Alianza de la necesidad de "disuadir visiblemente” a Rusia en los países que pudieran ser objetivo del Kremlin para una extensión de la guerra desencadenada contra Ucrania. O sea, a partir del comienzo de la invasión, el 24 de febrero, la actual misión de disuasión en el Báltico que se diseñó en la Cumbre OTAN de Varsovia de 2016 quedó pequeña.

El doble de carros de combate

La previsión pasa por más medios aéreos -otra vez los Eurofighter y los F18 de las alas 12, 14 y 15 del Ejército del Aire- y medios acorazados y artillería de largo alcance. Según parte de las fuentes consultadas, dependiendo del alcance de la ampliación, lo que actualmente es una agrupación táctica española bajo mando de Canadá en Letonia podría pasar a ser una compañía.

Al despliegue lo tendrán que completar más sistemas de artillería autopropulsada M109, más morteros de 120 milímetros y más secciones anticarro dotadas de misiles Spike

decoration

Entiéndase en términos de fuerzas acorazadas. Actualmente España tiene asignadas a la Operación Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN un total de 80 vehículos y 500 militares, con el refuerzo de 150 decidido por Defensa tras lanzar Vladímir Putin su ofensiva contra Ucrania.

De esos vehículos, seis son carros de combate Leopard 2E, los más modernos de que dispone el Ejército, y 14 Pizarros, además de 12 transportes oruga TOAs. Una compañía acorazada en el ejército español se compone de 13 carros (tres secciones de cuatro más el tanque del comandante). Al despliegue lo tendrán que completar más sistemas de artillería autopropulsada M109 -como los recientemente enviados a la zona-, más morteros de 120 milímetros y más secciones anticarro dotadas de misiles Spike.

Las brigadas acorazadas Guadarrama XII, Guzmán el Bueno X, Aragón I y Extremadura XI del Ejército son las candidatas a aportar soldados y material para esa ampliación.

Pese a la contundencia que adquiriría el despliegue español que la OTAN pide para la zona, Defensa insistirá, si lo aprueba, en subrayar el carácter defensivo de ese dispositivo… y en que no se olvide el flanco sur en una mirada estratégica de 360 grados. Y es posible que esa necesidad, compartida por países como Italia, influya también en un cambio de nombre de la misión terrestre en el Báltico, y en pronunciamientos sucesivos de la Alianza con la mirada puesta en África, donde la presencia rusa se incrementa a través de mercenarios desde 2014.

Flanco Este

La pasada semana, durante un encuentro de ministros de Defensa de la OTAN preparatorio de la cumbre de Madrid, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, habló a los países aliados de la necesidad de reforzar muy significativamente el "flanco Este" con “más unidades preposicionadas y armamento”. Dinamarca y España –según dijo- han mostrado disposición a enviar más personal y más material. Y también el Reino Unido, cuya cúpula militar estudia la manera de llevarlo a cabo.

Alemania si tiene más clara la manera: con una brigada de sus Fuerzas Armadas designada para ayudar a defender Lituania si fuera necesario. Si se confirma en la cumbre de Madrid, será la primera vez desde la Guerra Fría en que la OTAN preasigna fuerzas directamente a la defensa de sectores concretos en el Este de Europa.

En el seno de la Alianza, algunos miembros son más partidarios de aumentar la rotación, en vez de incrementar la duración de su presencia en las repúblicas bálticas y, no se descarta, también en Polonia. Los gobiernos bálticos son más partidarios de que la presencia militar de los aliados sea permanente. Actualmente, en Letonia, Lituania y Estonia hay fuerzas de 18 países: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, España, Italia, Rumanía, Francia, Dinamarca, Albania, Polonia, Eslovenia, Chequia, Croacia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Noruega.

Lituania es de nuevo el punto más caliente en la zona desde que, la pasada semana, decidió limitar el tráfico de mercancías hacia la franja rusa de Kaliningrado provocando una airada advertencia rusa y escenas de apresurada acumulación de mercancías en los supermercados del área. Y nuevamente una franja de 104 kilómetros de frontera entre Lituania, Polonia, Bielorrusia y Kaliningrado es el mayor objeto de atención militar occidental. Es el corredor de Suwalky, para cuya defensa han entrenado con frecuencia las tropas OTAN norteamericanas, rumanas y británicas en una llanura muy difícil de bloquear. Son las fuerzas que son las que tienen asignado el sector por el que Rusia podría expandir fuerzas hacia Europa. Los juegos de guerra tradicionales de la OTAN consideran a ese corredor, en caso de ataque ruso, el tendón de Aquiles del llamado Flanco Este de la Alianza.

Compartir el artículo

stats