Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid

La OTAN discutirá cómo defender los procesos electorales de ataques rusos de desinformación

Un video fake contra la ministra Irene Montero, caso para la reflexión de los aliados

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, participa por videoconferencia en el Bucarest 9 Summit el pasado 9 de junio.

Todas las alarmas se activaron en la OTAN el 6 de enero de 2021, y no porque detectaran un misil desconocido, sino porque una multitud fanática asaltó el Capitolio del país que lidera la alianza. Por segunda vez, la organización asistía a los efectos de la difusión por múltiples canales de un enjambre de falsedades, pero en esa ocasión el asunto era aún más grave que la lluvia de fakes que acribilló el referéndum del Brexit.

La congresista demócrata norteamericana por California Linda Sánchez estaba en la Cámara de Representantes cuando irrumpieron los asaltantes. Y trató de defenderse colocando muebles contra la puerta del despacho en el que se había refugiado. Hoy es una de las integrantes de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN que más impulsa el proyecto de crear un sistema de defensa contra “ataques híbridos”. En ese foro de diputados de los países aliados es convicción que el asalto al Capitolio fue resultado de uno de esos ataques.

El proyecto propone un Centro de Resiliencia Democrática de la OTAN para “fortalecer las bases democráticas de la Alianza”, dice un informe de la Asamblea Parlamentaria. Pero va más allá de lo teórico: prevé la creación de un órgano para la “detección y lucha contra la desinformación”, la que trata de alterar procesos electorales en estados miembros, o destruir la confianza de la población en los líderes políticos. Y para explicar esto último se pone un ejemplo español con la ministra Irene Montero, como protagonista.

Campañas maliciosas

El plan ha superado las reticencias internas y cuenta con una absoluta mayoría en la asamblea, después de que diputados de algunos países -entre ellos España- dudaran de si esta herramienta no colisionaría con la libertad de expresión.

El proyecto se discutirá, previsiblemente, en la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid los próximos 29 y 30 de junio, aseguran fuentes parlamentarias españolas. El fundamento teórico se integrará en el Concepto Estratégico de Madrid, que se elaborará en la cita.

Los congresistas demócratas norteamericanos Linda Sánchez y Gerry Connely, principales impulsores del Centro de Resiliencia Democrática de la OTAN.

El pasado 30 de noviembre, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya avanzó su voluntad de incluir el asunto en la agenda de la cumbre. En Riga (Letonia), habló situando como primero de cinco “elementos críticos” para el Concepto Estratégico el de “proteger nuestros valores”, que “están bajo presión, tanto desde fuera de nuestra Alianza como desde dentro de nuestras propias naciones”. Y lo especificó señalando: “Los regímenes autoritarios -en alusión a Rusia y Chinautilizan la propaganda y la desinformación para socavar nuestras sociedades, y herramientas cibernéticas maliciosas para interferir en nuestras elecciones”.

El caso 8-M

A partir de la cumbre de Madrid, la desinformación pasará a ser parte formal de los escenarios de agresión que prevé la OTAN, para la que una campaña electoral ya es un flanco débil, y una jornada de votaciones un campo de batalla. La Asamblea Parlamentaria de la Alianza perfila el proyecto del Centro de Resiliencia Democrática desde que lo propuso su presidente, el demócrata Gerald Connoly, en 2019. No es casual que fuera en plena era Trump. Su compañera de partido Linda Sánchez es autora de un informe de base que ha sido elevado a los líderes de la Alianza Atlántica.

El dosier propone que el Centro de Resiliencia Democrática sea una estructura más de la OTAN, que ayude a los miembros a “reconocer y remediar vulnerabilidades democráticas que podrían ser utilizadas por actores malévolos para propagar desinformación y propaganda”.

Fotograma de un vídeo fake extendido en redes sociales, acusando a Irene Montero de acudir al 8-M de 2020 tosiendo por covid.

La congresista Sánchez expone a la reflexión de la OTAN episodios como la campaña para extender recelo hacia las vacunas anticovid entre la minoría hispana de Estados Unidos, o el caso español de Irene Montero, que pone como ejemplo de lo que llama “desinformación de género”. Se trata de erosionar la autoridad de mujeres de alto perfil público mediante el método, en plena pandemia, de “presentar a las mujeres encargadas de tomar decisiones como incapaces de responder efectivamente a la crisis".

El informe relata cómo, después de que el 8-M de 2020 se celebrara en España antes de ser declarado el estado de emergencia, “fue ampliamente difundido un vídeo manipulado mostrando a Irene Montero, ministra de Igualdad, tosiendo en el evento". En Youtube todavía circula bajo el título "Irene Montero tosiendo el coronavirus a una abuela en la cara el 8-M". El informe cuenta a la OTAN: "Una campaña de desinformación posterior la acusó indebidamente de no aislarse pese a tener síntomas de covid”.

Consenso español

La cumbre de la OTAN de junio de 2021 se saldó con un comunicado que acusó a Rusia de haber “intensificado sus acciones híbridas contra los aliados y socios de la OTAN (…) Esto incluye el intento de interferencia en las elecciones aliadas y los procesos democráticos”. Hoy la Alianza detecta "intensas campañas desestabilizadoras rusas" en Finlandia, confirman fuentes militares españolas, solo días antes de que ese país formalice su ingreso en el Tratado del Atlántico Norte.

España, como otros países OTAN, toma medidas. El pasado día 10 publicó el BOE un “Acuerdo por el que se crea el Foro contra las campañas de desinformación en el ámbito de la Seguridad Nacional”, sobre el que se han formulado no pocas objeciones.

Pero las dos principales fuerzas políticas del país apoyan el proyecto del Centro de Resiliencia, y España es uno de los 20 países que han expresado su disposición a adherirse al organismo si finalmente se crea. La diputada Zaida Cantera, exmilitar y portavoz socialista para temas de Defensa, y su homólogo del PP, el general retirado Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, se han entrevistado con expertos de Exteriores, que han se han manifestado finalmente de acuerdo. Antes pidieron tener cuidado con las reticencias de países como los bálticos: algunas de sus leyes contra las minorías rusas son difícilmente homologables con un estándar democrático. 

Soldados de la Guardia Nacional americana duermen en el Capitolio el 13 de enero de 2021. EFE

El informe de Linda Sánchez no solo señala a Rusia, también a actores antisistema no estatales, y cree que los ataques de desinformación dañan “los cimientos liberales de las sociedades aliadas (…), limitan la capacidad de los ciudadanos para acceder a información verificada (…), amplifican la polarización (…) y mellan la confianza pública en las elecciones”.

El proyecto contempla la creación de un sistema OTAN contra ataques híbridos, con equipos de apoyo que ayuden a autoridades locales a “identificar vulnerabilidades de desinformación antes o durante eventos sensibles”. La propuesta pone de ejemplo las webs rumorcontrol, del Departamento de Seguridad Nacional de EEUU, y propastop, de la organización paramilitar estonia Liga de Defensa.

Dos centros de excelencia, uno OTAN y el otro de la UE, podrían participar en el proyecto: el Centro de Ciberdefensa Cooperativa de Tallín (Estonia), y el Centro Europeo contra las Amenazas Híbridas de Helsinki (Finlandia).

Compartir el artículo

stats