Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reino Unido

Jubileo de Platino: el último "¡hurra!" de los británicos a Isabel II

La reina de Inglaterra celebra con cuatro días de festejos los 70 años en el trono, desde el que ha sido testigo de la transformación de su país y del mundo

La reina Isabel mira objetos de sus jubileos de Oro y Platino en el castillo de Windsor, el pasado 4 de febrero. EP

En su reinado se cuentan 14 primeros ministros, 14 presidentes de Estados Unidos y 18 entrenadores de la selección inglesa de fútbol. Isabel II es la cabeza del Estado en el Reino Unido desde 1952. Nunca antes en la historia de Inglaterra ha habido una reina de edad tan avanzada, 96 años, ni de un reinado tan largo. Aquella joven princesa sin gran experiencia de la vida, la política o el mundo jamás pensó que atravesaría un siglo y celebraría esta semana el Jubileo de Platino. Han sido 70 años en el trono, a los que llega con unos niveles de popularidad por las nubes. La primera sorprendida de tal longevidad es ella. "No conozco a nadie que cuando nací inventara el término 'Platino' para un aniversario de 70 años. No esperas estar aquí tanto tiempo", declaraba en el documental 'Isabel: lo nunca visto de la reina', realizado por la BBC, con fotos y filmaciones realizadas en la intimidad por los propios miembros de la familia real.

A partir de este jueves y hasta el domingo el país homenajeará a su reina, con respeto, simpatía y el sentimiento de que esta vez será definitivamente el último "¡hurra!". Cuatro días festivos de homenajes, conciertos, desfiles, banderas, himnos patrióticos y ríos de nostalgia. Una mezcla de emociones para muchos británicos, que nunca conocieron a otra monarca. "Espero que mi Jubileo de Platino sea una oportunidad para que gente en todas partes disfrute de la sensación de estar juntos", ha dicho la soberana. "Una oportunidad para dar las gracias por los enormes cambios de los últimos 70 años y también mirar al futuro con confianza".

El grupo de punk Sex Pistols hizo una versión del 'God Save the Queen' para el primer Jubileo de Isabel II. EFE

Este será el quinto Jubileo de Isabel II. Las celebraciones en su honor han ido puntuando diferentes épocas en la historia del país y de la propia familia real. Cambios sociales, sacudidas económicas, crisis matrimoniales, y el distanciamiento de una institución anquilosada que no ha evolucionado al mismo ritmo que sus ciudadanos.

1977: Jubileo de Plata 1977

Una generación muy joven había irrumpido en los años 60. Nueva indumentaria, faldas cortas, melenas largas. Triunfaban los Beatles y los Rolling Stones. El servicio militar obligatorio desapareció, el aborto fue legalizado, las mujeres podían tomar la píldora anticonceptiva, la homosexualidad dejó de ser delito y el divorcio, un tabú. La sociedad había dado un vuelco. Cuando la reina cumplió 25 años en el trono, el Reino Unido había ingresado en el Mercado Común y el laborista James Callaghan era primer ministro. Los mineros se hallaban en huelga, había cortes de luz, disturbios raciales y el punk marcaba el ritmo de los rebeldes. Los Sex Pistols trataron de reventar las celebraciones de aquel Jubileo con su versión del 'God Save the Queen' desde una barcaza en el Támesis. Se había dejado de reverenciar a la monarquía. 

1992: Jubileo de Rubí

Las celebraciones de los 40 años de reinado se limitaron a una gala en la Royal Opera House y un banquete organizado por el entonces primer ministro conservador, John Major. Margaret Thatcher había sido obligada a dimitir dos años antes. Los Windsor no estaban para fiestas. Aquel fue el ‘annus horribilis’. Hubo un incendio en el castillo de Windsor. Andrew Morton escribió el libro sobre las desventuras conyugales de Diana. Tres de los cuatro hijos de Isabel II se divorciaron o separaron. La monarquía vivía días convulsos, escandalosos. Los trapos sucios de princesas despechadas y príncipes adúlteros, o viceversa, se aireaban a diario en la prensa. El hechizo de la Corona se evaporaba. 

2002: Jubileo de Oro

El mundo era otro tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos un año antes. Con Tony Blair en el Gobierno, las tropas británicas invadieron Afganistán y meses más tarde, Irak. La familia real estaba de luto. Había muerto la princesa Margarita, hermana de Isabel II, y su progenitora, la Reina Madre. Eso no impidió a la monarca celebrar los 50 años en el trono con una gira de 64.000 kilómetros por el Caribe, Australia, Nueva Zelanda y Canadá y con un fin de semana de festejos en Londres. Un baño de popularidad para recobrar la estima de los británicos tras la crisis provocada por la muerte de Diana de Gales en 1997. 

2012: Jubileo de Diamante

Sólo la reina Victoria había celebrado antes un Jubileo de Diamante en 1897. El programa de fastos por todo lo alto parecía claramente diseñado con la idea de que sería el último. Un año antes la reina había realizado una de las misiones más importantes de su reinado, marcado por la violencia sectaria en Irlanda del Norte a la que puso fin el Acuerdo de Viernes Santo. Isabel II viajó a la República de Irlanda, que durante siglos había luchado contra el poder imperial británico. Era la primera vez que un monarca inglés lo hacía. Selló así la reconciliación entre los dos países. "Con el beneficio de la perspectiva histórica podemos ver cosas que hubiéramos querido hacer de manera diferente, o no haberlas hecho en absoluto", diría la soberana en Dublín. Meses más tarde estrecharía la mano en Belfast del exjefe del IRA Martin McGuinness.

Compartir el artículo

stats