Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armas de fuego

Vida y libertad en Estados Unidos | Videoanálisis de Verónica Fumanal

En algunos estados de EEUU será mucho más fácil matar a alguien con un arma de fuego adquirida con 18 años sin ningún tipo de requisito más que ejercer el derecho a abortar

Vida y libertad en Estados Unidos | Videoanálisis de Verónica Fumanal

Vida y libertad en Estados Unidos | Videoanálisis de Verónica Fumanal ZML

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Vida y libertad en Estados Unidos | Videoanálisis de Verónica Fumanal Verónica Fumanal Callau

Lakoff estudió el poder de los marcos conceptuales para explicar la realidad y dotarla de un contexto. En estos momentos, Estados Unidos vive un trágico duelo por el asesinato de 19 niños de Texas y dos profesores y el marco que prevalece en el debate sobre la regulación de las armas es el de la libertad. Libertad para comprar un arma, libertad para defenderse uno mismo. Este debate es recurrente cada vez que asesinan de forma masiva a negros, niños, universitarios… Sin embargo, las muertes por arma de fuego en Estados Unidos son diarias. De hecho, son la primera causa de muerte en niños y adolescentes en el país norteamericano.

De forma coetánea, se está produciendo una oleada regresiva en materia de derechos reproductivos para las mujeres, bajo el marco de la vida, y se está poniendo en tela de juicio la capacidad de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y sobre su propia vida y destino. Dos marcos: libertad y vida, aplicados a dos temas de forma absolutamente conservadora… ¿Por qué no probamos a darles la vuelta?

Salvaguardar la vida

En algunos estados, comprar un arma es igual de fácil que adquirir unas cervezas. Para ambos trámites te exigen la licencia de conducir que acredite la edad correcta. No hace falta un psicotécnico que garantice que uno no padece enfermedades mentales o antecedentes criminales. Un rifle de asalto o una Budweiser… lo mismo da. Y es que el derecho a portar armas tiene el origen en una legislación de 1776, en la Constitución de Pensilvania, que más tarde se incorpora en la 2ª enmienda de la Constitución de los EEUU.

Hace más de 200 años, en una sociedad en la que había milicias urbanas, se pretendía con esta enmienda una cobertura legal para grupos de autodefensa, en un país que no tenía ni 'sheriffs', ni policías, ni ejércitos públicos. Cada vez que se pone en tela de juicio esta interpretación absolutamente libertina de la adquisición y posesión de las armas, lobis como la Asociación Nacional del Rifle argumentan sobre la base de la libertad de cada estadounidense para defenderse a sí mismo, a su familia y a sus propiedades.

Pero cambiemos el marco de la libertad por el de la vida. Si el marco imperante en EEUU sobre la tenencia de armas de fuego fuera el de la vida, hace tiempo que estaría vigente una regulación mucho más dura para comprar armas. Según datos del Gun Violence Archive, más de 17.000 personas murieron por armas de fuego en EEUU, unas 7.632 por asesinatos, disparos no intencionados o autodefensa. 9.570 se suicidaron con este argumento. En una sociedad tan religiosa como la estadounidense, en la que el credo afirma que solo Dios quita y da vida, llama poderosamente la atención que el marco de la vida no se utilice para regular la posesión de armas, porque, con los datos empíricos, la tenencia de armas de fuego dispara las muertes accidentales, homicidas y suicidas.

Libertad para elegir

Sin embargo, el mismo marco que no se utiliza para la regulación de las armas, es el principal argumento para cercenar el derecho de las mujeres sobre su cuerpo y su maternidad. Como publicó 'Politico', el Tribunal Supremo de Estados Unidos podría estar a punto de acabar con el derecho de las mujeres a abortar. Esto es un hecho histórico y muy difícilmente reversible, por que los miembros del Supremo en EEUU lo son de forma vitalicia y, por lo tanto, cambiar una mayoría conservadora o progresista no depende del turnismo gubernamental, sino de la longevidad de sus miembros.

Las sentencias del Supremo son la principal base de jurisprudencia, por lo que afectaría a la totalidad del país. Los lobis pro vida (se llaman así porque consideran la vida como un valor supremo y en contra del criterio científico) consideran que existe una persona nueva con vida desde el mismo momento de la concepción. Este marco prioriza los supuestos derechos de una célula a los de una mujer hecha y derecha. Sin embargo, bajo el marco de la libertad, las mujeres en Estados Unidos deben poder seguir abortando, como afirmó la sentencia de 1973, con todas las protecciones sanitarias, jurídicas y psicológicas.

Intercambiemos los marcos para asumir los dos debates, la posesión de armas y el aborto, con menor carga conservadora y mayor carga empírica y racional. La protección de la vida en EEUU se llevaría a cabo con más efectividad si se evitaran las casi 20.000 muertes anuales que se producen en el país por armas de fuego. La protección de la libertad se ejecutaría con mayor determinación si en EEUU la mitad de su población decidiera sobre qué quiere hacer con su vida y con su cuerpo.

Porque, con el estado actual de ambos debates, la vida para los derechos de la mujer y la libertad para la posesión de armas, en algunos estados de EEUU será mucho más fácil matar a alguien con un arma de fuego adquirida con 18 años sin ningún tipo de requisito más que ejercer el derecho a abortar, algo que podría estar prohibido si el Tribunal Supremo finalmente emite un fallo contrario al que emitió en 1973 a partir de la demanda de Norma McCorbey. Intercambiemos los marcos de vida y libertad en EEUU.

Compartir el artículo

stats