Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Monarquía británica

Un "volcánico" príncipe Guillermo toma posiciones en la sucesión al trono de Inglaterra

El príncipe, que mantiene una tensa relación con su padre y está a punto de cumplir los 40, tiene ideas propias para renovar la institución

El príncipe Guillermo y su esposa, Catalina Middleton, en Belice, parada de su reciente tour por el Caribe. Reuters

Un príncipe temperamental. La calma que muestra en público no se corresponde con el carácter volcánico y los repentinos cambios de humor en privado. Es volátil y pierde los estribos fácilmente. Así describen al futuro heredero al trono de Inglaterra los que le tratan diario. Guillermo, duque de Cambridge, cumple este mes de junio 40 años pocos días después de las grandes celebraciones por el Jubileo de Platino de Isabel II. El niño al que los británicos vieron por primera vez recién nacido, envuelto en una toquilla en los brazos de su madre, Diana de Gales, llega a la madurez. Jugara un papel decisivo en el futuro de la monarquía británica. Pero, ¿cómo será el futuro rey?

Temperamental y emotivo

“Un monarca muy diferente a su padre o a su abuela”, afirma el periodista Robert Jobson, autor de una biografía sobre el príncipe Carlos, que lleva tres décadas siguiendo las incidencias de lo ‘royals’. En un reciente artículo para el 'Daily Mail', Jobson deja entrever algunos rasgos de un personaje muy celoso de su intimidad. Ayudantes reales y otros empleados en la corte de los Cambridge hablan desde el anonimato de alguien con un carácter emotivo, que levanta la voz cuando pierde los nervios y es difícil de llevar a veces.

Una de esas broncas debió ocurrir tras la catastrófica gira por el Caribe de los duques en marzo. Guillermo convocó a su vuelta una reunión de emergencia con sus principales asesores y relaciones públicas para exigir responsabilidades. La pareja tuvo que suspender la primera etapa en Belize y confrontar en Jamaica y Bahamas un creciente sentimiento republicano, con recriminaciones sobre el papel de la monarquía en la esclavitud en las antiguas colonias. Las simpáticas y exóticas fotos de ambos en excursiones y festejos, o los aduladores comentarios al vestuario impoluto de Catalina no pudieron esconder los reproches y críticas que los invitados recibieron. La herencia del Imperio se desvanece. Los antiguos súbditos quieren disculpas y reparaciones económicas. 

Beligerancia y confrontación

Guillermo ha roto las relaciones con su hermano Enrique y la situación entre ellos se da por perdida. La que mantiene con su padre es también en ocasiones difícil. De acuerdo con Jobson, a Carlos le sorprende a veces el nivel de beligerancia y confrontación de su hijo, que parece olvidar el orden jerárquico y no mide el vocabulario al hablar con el próximo rey, de acuerdo con gente de Palacio. Ambos sin embargo están tomando juntos decisiones para el futuro de la monarquía, como fue la de apartar al príncipe Andrés de cualquier papel en la Familia Real tras el escándalo de abusos sexuales.

Guillermo y Catalina viven un momento dorado. La prensa los mima, los adula. El último libro de cotilleos sobre la familia real, 'Los Papeles de Palacio: Dentro de la Casa Windsor. La Verdad y la Tormenta', no es una excepción. La veterana periodista británica Tina Brown, exeditora de 'Tatler', 'The New Yorker', 'Vanity Fair' y 'George', aquella revista fallida lanzada por el malogrado John F. Kennedy hijo, presenta al futuro heredero como uno de los pocos personajes que mantiene la calma y está a la altura en la Firma.

Brown, que ha hecho la mayor parte de su carrera en Estados Unidos y ya escribió hace años un libro sobre la princesa Diana, afirma que, “amor y estrategia sería un buen nombre para un perfume de Catalina Middleton”. Consciente de que los sondeos muestran la preferencia de que Guillermo se convierta en rey tras la muerte de Isabel II, reconoce que la joven pareja “despierta unas expectativas más grandes, pero también se verían obligados a reinventar la monarquía y les será más fácil si Carlos asume algunos de los costes de esa transformación tan necesaria”.

'The Cambridge Way'

Esa reinvención está en marcha y tiene nombre: 'The Cambridge Way', (a la manera de los Cambridge). Guillermo, según filtraciones siempre anónimas, piensa terminar con el principio establecido por la tradición real de “nunca quejarse, nunca dar explicaciones”. La reforma pasaría por rebajar a la mitad el número de personal cuando se convierta en el Príncipe de Gales.

El paso previo al cambio sería el traslado de residencia oficial. Los Duques y sus tres hijos dejarían a finales de verano el palacio de Kensington en Londres para mudarse a Windsor, cerca de la reina. El príncipe Jorge, de 8 años, ya ha comenzado a asistir a una nueva escuela allí. La finca de Adelaide Cottage, en Great Windsor Park, podría ser la elegida. Una propiedad con un pasado sulfuroso. Allí fue donde en la década de los 50 vivió el capitán Peter Townsend, amante secreto de la princesa Margarita, hermana de la reina.  

Compartir el artículo

stats