Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extrema derecha en Francia

Philippe Olivier, el cuñado y asesor de Le Pen que piensa como Zemmour

Poco conocido por los franceses, el principal asesor político de la líder de la Reagrupación Nacional es el marido de su hermana mayor

Philippe Olivier, el responsable de que Marine Le Pen se haya batido en las urnas este domingo.

Detrás de cada dirigente de peso hay un spin-doctor. Incluso varios que actúan en la sombra en esta época en que la política es sinónimo de comunicación y mercadotecnia electoral. En el caso de la ultraderechista Marine Le Pen, su consejero áulico es un tipo tan discreto y poco conocido por los franceses -nada que ver con la omnipresencia mediática de Iván Redondo- como influyente dentro del aparato de la Reagrupación Nacional (RN). Y eso que se trata de un viejo conocido de la familia lepenista: el eurodiputado Philippe Olivier, el cuñado que pasó de ser un traidor a convertirse en el plumilla de la lideresa

Olivier, 61 años, logró en 2019 su elección como representante en el Parlamento Europeo. Era la primera vez que obtenía un escaño después de 40 años de militancia en la extrema derecha francesa. Hijo de una familia de altos funcionarios y de oficiales de la marina -él mismo formó parte de este cuerpo del Ejército-, empezó a militar en 1979 en el Frente Nacional, fundado siete años antes y rebautizado Reagrupación Nacional en 2018. 

En las filas de esa agrupación de grupúsculos, liderada entonces por el incontestable Jean-Marie Le Pen, conoció y se casó con Marie-Caroline, la hija mayor del jefe de los ultras. Una de las hijas de este matrimonio es la actual esposa del eurodiputado Jordan Bardella, 26 años, el presidente interino de la RN y considerado un posible sucesor de Marine Le Pen. En la ultraderecha lepenista todo es cosa de familia y se gestiona de manera vertical. 

“Es probablemente él quien influye en más aspectos, actúa como un cuchillo suizo”, explicaba en declaraciones al diario progresista Libération Laurent Jacobelli, portavoz de la RN, sobre el menos conocido del influyente triángulo Le Pen-Bardella-Olivier. “Está convencido de que las elecciones presidenciales se ganan en el centro”, destacaba otro alto cargo.

De traidor de la familia a plumilla de Le Pen

Pese a su actual influencia, Olivier fue durante décadas un apestado dentro de la familia Le Pen. Tanto él como su mujer Marie-Caroline formaron parte de la importante escisión que sacudió la extrema derecha a finales de los noventa, liderada por Bruno Mégret, el entonces número dos del FN. Este cisma no solo provocó que centenares de dirigentes, cuadros y militantes abandonaran el barco lepenista, sino que también desembocó en una ruptura familiar entre Jean-Marie Le Pen y su hija mayor, considerada hasta entonces la probable sucesora del patriarca.

Sin embargo, después de que Marine Le Pen tomara las riendas del partido en 2011, este conflicto familiar se enderezó. Tanto Marie-Caroline como Philippe Olivier volvieron a formar parte de los círculos políticos de la líder. El cuñado, considerado durante años un “traidor”, empezó a escribir sus discursos tras la derrota en la segunda vuelta de las presidenciales de 2017. Esa debacle propició la salida forzada del partido de Florian Philippot, hasta entonces la mano derecha de Le Pen y considerado como el principal responsable del singular viaje de la ultraderecha lepenista entre 2012 y 2017, cuando intentó convertirse en una especie de Movimiento 5 Estrellas a la francesa que canalizaba el descontento a través de las críticas contra la Unión Europea y la globalización neoliberal.

Obsesionado con la inmigración y el islam

Después de que auparan a Olivier como el "cuchillo suizo" de Le Pen, “su partido pareció recuperar las temáticas predilectas del FN de antaño, como la denuncia de la inseguridad y la inmigración”, explica a El Periódico el sociólogo Guillermo Fernández Vázquez, profesor en la universidad Carlos III y autor del libro ¿Qué hacer con la extrema derecha en Europa? El caso del Frente Nacional. La sombra de este asesor también planeó sobre decisiones estratégicas en los últimos años, como el hecho de abandonar la salida de Francia del euro y moderar su discurso respecto a la UE.

La ultraderecha "va a ser empujada ahora por una ola de aire favorable. Las tensiones geopolíticas y la explosión demográfica en África va a hacer que vengan cientos de miles de inmigrantes a Europa”, declaraba Olivier a este periodista de El Periódico durante el congreso del lepenismo en marzo de 2018 en Lille. El consejero de Le Pen comparte las mismas obsesiones xenófobas e islamófobas que Éric Zemmour, incluida la teoría conspirativa del "Gran Reemplazo"

A diferencia del polemista y su afinidad por la agresividad trumpista, apuesta por un estilo político moderado y de la vieja escuela, parecido al del conservador Jacques Chirac. A él se le atribuye que Le Pen haya hecho campaña como si fuera una política cualquiera de derechas, con un discurso más bien tecnocrático y alejado de la radicalidad discursiva del pasado. Una estrategia que resultó insuficiente para ganar, pero que dejó a Le Pen más cerca que nunca del poder, con más del 41% de los votos en la segunda vuelta del 24 de abril.

Compartir el artículo

stats