El fantasma de la violencia en Nueva York ha cobrado forma este martes por la mañana, en plena hora punta, en el metro. Al menos 23 personas han resultado heridas, diez de ellas por disparos, en un incidente que se ha desarrollado en un vagón de metro que circulaba por Sunset Park, en Brooklyn, donde un hombre ha abierto fuego tras lanzar dos granadas de humo. El suceso ha provocado momentos de caos y pánico y ha sacudido la urbe, que vive un repunte de la violencia con armas de fuego, y el sospechoso aún no ha sido detenido.

En una rueda de prensa por la tarde las autoridades han informado de que buscan a una "persona de interés" en el caso y aunque se han esforzado por no identificarle públicamente como el sospechoso del ataque, es la única persona señalada por ahora. Se trata de Frank James, un hombre negro de 62 años. El sospechoso había sido descrito por los testigos y por la policía como un hombre negro de cerca de 1,65 metros de altura y complexión fuerte.

Se desconocen aún los motivos del ataque. La comisionada de policía de Nueva York, Keechant Sewell, que en una rueda de prensa por la mañana ha informado de que no se estaba investigando lo ocurrido como un acto de terrorismo, ha explicado en la comparecencia ante la prensa por la tarde de que están investigando mensajes en redes sociales potencialmente conectados a James. En esos mensajes se hacía mención tanto a personas sin hogar como a Nueva York y al alcalde, Eric Adams y Sewell ha informado de que de forma cautelar se reforzará la protección de seguridad del primer edil, que se encuentra confinado después de dar hacer dos días positivo en una prueba de covid-19.

Los hechos

El incidente se ha iniciado poco antes de las 8.30 de la mañana en un tren 'express' de la línea N que iba en dirección a Manhattan. Cuando el convoy ha salido de la estación de la calle 59 el sospechoso, que llevaba un chaleco naranja-verdoso, un casco verde de construcción y una sudadera con capucha de color gris, se ha colocado una máscara de gas y ha lanzado dos artefactos de humo dentro del vagón. Inmediatamente después ha abierto fuego.

Cuando el tren ha llegado a la estación de la calle 36 los pasajeros han salido al andén y el sospechoso aparentemente ha huido a pie, aunque las cámaras de seguridad en la estación no estaban operativas.

23 personas han sido trasladadas a hospitales. Siete hombres y tres mujeres han recibido disparos y cinco de esos heridos han sufrido lesiones de gravedad pero se encontraban estables y sus vidas no corrían peligro. Otras 10 personas han tenido que ser tratadas por inhalación de humo y por ataques de pánico.

Tiroteo en el metro de Nueva York

Tiroteo en el metro de Nueva York Agencia ATLAS | Twitter

33 disparos

La tragedia podía haber sido aún mayor. Según ha detallado en la rueda de prensa vespertina James Essig, jefe de detectives de la policía de Nueva York, se han recuperado del lugar de los hechos 33 casquillos de bala. También se ha encontrado una pistola Glock de 9 milímetros, tres cargadores (incluyendo el que estaba en el arma), así como un hacha, gasolina, fuegos artificiales y un detonador.

Se ha localizado igualmente la llave de una furgoneta de mudanzas de la compañía de alquiler U-Haul, que es uno de los elementos que ha ayudado a identificar a James. La policía ha confirmado que fue él quien alquiló la furgoneta en Filadelfia, donde está registrada una de sus viviendas (tiene al menos otra en Wisconsin). El vehículo ha sido localizado vacío junto a la entrada de metro de la estación Kings Highway, a nueve paradas de donde ha comenzado el tiroteo.

Las autoridades han solicitado colaboración ciudadana para dar con el sospechoso y se ha ofrecido una recompensa de 50.000 dólares.

Las primeras informaciones no oficiales aseguraban que en el lugar de los hechos los artificieros han localizado varios artefactos explosivos que no habían detonado. La policía de Nueva York ha colgado poco antes de las 10 de la mañana un mensaje en Twitter anunciando que no quedaban artefactos explosivos activos en la estación.

Violencia en aumento

Adams, el alcalde neoyorquino, ha compartido por la mañana desde su confinamiento un vídeo-comunicado en las redes sociales. "No dejaremos que los neoyorquinos sean aterrorizados incluso por un solo individuo", ha dicho en su mensaje el primer edil.

21

Varios heridos en un tiroteo en el metro de Nueva York. REUTERS

Luego por la tarde Adams ha vuelto a comparecer de modo remoto en la rueda de prensa de las autoridades y se ha esforzado por asegurar que el problema de la violencia con armas de fuego no es exclusivamente neoyorquino. "Va a hacer falta que todo el país denuncie y rechace el culto de la muerte que ha arraigado en esta nación,, un culto que permite que que la inocencia se sacrifique cada día " ha dicho.

El suceso sacude a Nueva York, una urbe donde el aumento de la violencia con armas de fuego se ha convertido en un asunto central. La lucha contra la inseguridad fue uno de los elementos centrales en la campaña para las elecciones a la alcaldía el año pasado y la contundencia que prometió Adams, un antiguo policía, fue uno de los elementos clave en su victoria.

Según estadísticas de la policía citadas por 'The New York Times', hasta el 3 de abril hubo 296 incidentes con armas de fuego, 36 más que en el mismo periodo del año pasado.

Adams ha desplegado siete unidades de la policía contra armas de fuego y también ha reforzado la aplicación de medidas contra delitos y faltas menores como parte de un esfuerzo para tratar de evitar crímenes más graves. No sin polémica, también puso en marcha un programa para sacar del metro a las personas sin hogar y había reforzado ya la presencia de agentes en metros y estaciones.

El presidente de EEUU, Joe Biden, ha sido informado a lo largo del día sobre el incidente. En unas declaraciones en Iowa, el mandatario ha asegurado que su Administración está en contacto con las autoridades locales y estatales y ha prometido no abandonar el caso "hasta que se encuentre a quien lo ha perpetrado".