El Kremlin declaró esta lunes que Rusia detendrá su ofensiva militar en Ucrania si Kiev acepta sus condiciones, que incluyen el reconocimiento de Crimea como territorio ruso y de la independencia del Donbas, las regiones prorrusas de Donetsk y Lugansk.

La operación militar rusa en Ucrania puede concluir "en cualquier momento" si Ucrania cumple las condiciones planteadas por Rusia, aseguró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Ucrania debe enmendar su Constitución para renunciar a su ingreso en "cualquier bloque", reconocer a Crimea como territorio ruso y aceptar oficialmente la independencia de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, declaró Peskov, citado por la agencia oficial RIA Nóvosti.

"En realidad, ya estamos concluyendo la desmilitarización de Ucrania. Y la concluiremos. Ellos (los ucranianos) deben abandonar las acciones militares", aseguró el portavoz.

El pasado 24 de febrero, el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó la invasión militar en Ucrania bajo el pretexto de proteger a la población rusohablante de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, y exigió la desmilitarización y "desnazificación" del país vecino.

Rusia sigue bombardeando la periferia de Kiev

Rusia sigue bombardeando la periferia de Kiev. Agencia ATLAS / Foto: EFE

"No aceptamos ultimátums"

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, respondió este lunes al Kremlin que no acepta su "ultimátum" para frenar la invasión y pidió a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que salga de su "burbuja" y permita el "diálogo".

Así se expresó el mandatario ucraniano al ser preguntado en una entrevista adelantada en extractos con la cadena estadounidense ABC sobre el anuncio del Kremlin, que ha propuesto frenar su ofensiva si Kiev renuncia a entrar a la OTAN, reconoce a Crimea como territorio ruso y reconoce la independencia del Donbas.

"Este es otro ultimátum y no estamos preparados para ultimátums", afirmó Zelenski durante la entrevista, que se emitirá completa esta noche.

Por contra, el presidente ucraniano afirmó que "lo que Putin debe hacer es empezar el diálogo en lugar de vivir en una burbuja informativa sin oxígeno".

"Él está en una burbuja recibiendo información y no sabemos si la información que le dan es realista", explicó.

Cuestionado sobre la negativa de la OTAN y de Washington a imponer una zona de exclusión aérea en Ucrania, Zelenski insistió en que es necesario tumbar los misiles rusos para "preservar vidas" de civiles, ya que, remarcó, hay bombardeos contra universidades y hospitales.

El Ejército ruso se ensaña con los civiles

El Ejército ruso se ensaña con los civiles. Agencia ATLAS / Foto: EP

"Estoy seguro de que los valientes soldados estadounidenses abatirían (los misiles rusos) que se lanzan contra los estudiantes. Estoy seguro de que no tendrían ninguna duda en hacerlo", afirmó.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reiteró este lunes durante una visita a Letonia que ni Washington ni la OTAN apoyarán una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, ya que esto implicaría convertir a la Alianza en "parte" del conflicto.

La postura asumida por la OTAN es el envío de armas a los ucranianos para que se defiendan del ataque ruso, pero no desplegará ni soldados ni aviones en Ucrania, país que no forma parte de la Alianza.

1,7 millones de refugiados

Por otro lado, los ucranianos que han tenido que dejar su país a consecuencia de la guerra ascienden ya a 1,73 millones, de los que más de un millón se encuentran en la vecina Polonia, informó este lunes la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Hungría ha recibido 180.000 refugiados ucranianos, Eslovaquia 128.000, Rumanía 79.000 y Moldavia 82.000, a los que hay que sumar unos 53.000 que han huido a Rusia, según las estadísticas que actualiza a diario la agencia de la ONU.

ACNUR sigue estimando que el conflicto podría causar un éxodo de hasta cuatro millones de ucranianos, el equivalente a casi la décima parte de la población de ese país.

El alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, advirtió este fin de semana que la crisis de refugiados en Ucrania es la que más rápidamente está aumentando desde la Segunda Guerra Mundial.