El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, anunció hoy que el 1 de julio el Gobierno germano levantará las advertencias de viaje a zonas de riesgo de coronavirus.

"Tras largos meses de bloqueo, podemos esperar una mayor normalidad, y eso también se aplica a los viajes", dijo Maas para explicar la medida, que afectará a casi 100 países en todo el mundo.

El Gobierno alemán también dejará de desaconsejar, en general, los viajes turísticos al extranjero a partir del 1 de julio.

Para los países de la Unión Europea, junto a Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, que ya no son considerados como zonas de riesgo, el Ministerio de Relaciones Exteriores solo "pedirá especial precaución" en el futuro.

Esta decisión afecta, por ejemplo, a Italia, a amplias zonas de España y, a partir del próximo domingo, a toda Austria, que se vieron especialmente afectadas con altas tasas de contagios.

En la actualidad las advertencias de viaje por coronavirus del Gobierno alemán afectan a todas las regiones del mundo en las que el número de nuevos contagios por cada 100.000 habitantes supera los 50 en siete días.

El 1 de julio, solo se aplicará a partir de una incidencia de 200 y a las zonas en las que las variantes peligrosas del virus se hayan propagado con fuerza, lo que solo afectará a 40 países.

"Con el verano, la esperanza y la confianza vuelven a Alemania", dijo Maas, quien añadió que a pesar de toda la justificada confianza, la falta de una advertencia de viaje no es una invitación a la imprudencia.

"Viajar con la razón y el sentido de la proporción es el lema de este verano. El peligro del virus y sus mutaciones está lejos de terminar", agregó, poniendo como ejemplo a Asia y a Latinoamérica.

"Por eso seguiremos alertando de que no se debe viajar allí donde no se deba: las zonas de alta incidencia y con variantes del virus", señaló. Está claro que "nadie puede afirmar que le haya sorprendido la pandemia mientras estaba de vacaciones en el verano de 2021", alertó.