“El arco moral de la historia es largo, pero se inclina hacia la justicia”. La cita atribuida a Martin Luther King, tantas veces utilizada por Barack Obama y tantas veces reducida a una floritura retórica vacía, se ha reafirmado este martes. El jurado popular encargado de dictar sentencia en el juicio contra el policía blanco que mató al afroamericano George Floyd en Mineápolis hace casi un año ha hablado. Derek Chauvin es culpable de los tres cargos a los que se enfrentaba: asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio imprudente. La decisión se ha adoptado con la unanimidad de los 12 miembros del jurado, como era preceptivo, y llega durante la segunda jornada de deliberaciones. Un desenlace que debería servir para evitar el nuevo estallido social que muchos anticipaban. 

Este veredicto era la válvula de escape que esperaba la mayoría del país, incluido el presidente Joe Biden, en un caso que ha mantenido en vilo a los estadounidenses por las explosivas ramificaciones que acarreaba. El país tiene grabada en la retina la escalofriante brutalidad que Chauvin desplegó para acabar con la vida de Floyd. Un hombre corpulento, pero desarmado, que fue detenido por pagar un paquete de cigarrillos con un billete presuntamente falsificado de 20 dólares. Lo pagó con su vida, asfixiado durante nueve minutos y 29 segundos bajo la rodilla del agente, que ni siquiera se dignó a sacar la mano del bolsillo mientras Floyd agonizaba, invocaba a su madre como un niño grande y repetía “no puedo respirar” mientras se apagaba su conciencia.

La macabra frialdad exhibida por Chauvin, su despiadada indiferencia hacia la vida de aquel hombre negro, hizo revivir a millones de estadounidenses los viejos traumas del pasado, tan vigentes en la vida cotidiana de los afroamericanos, desde los linchamientos de Emmet Till y Rodney King a los vestigios de aquel sistema de apartheid llamado aquí segregación que todavía impera en la vivienda, el acceso al crédito, la educación o la justicia. El asesinato de Floyd puso en marcha las mayores protestas raciales desde la época de los derechos civiles, con réplicas en varias capitales mundiales, un capítulo que temporalmente se cierra este martes. 

El veredicto ha llegado tras tres semanas de juicio, en que la acusación presentó a decenas de testigos, desde médicos forenses a expertos en el uso de la fuerza y hasta la jerarquía de la policía de Mineápolis, que condenó con dureza las acciones de su subordinado. Desde entonces, el miedo en el país era notable ante la posibilidad de que volvieran a encenderse las calles con un veredicto que estuviese por debajo de las expectativas de justicia que tantos demandaban.  

Emoción y esperanza tras el juicio por el caso de George Floyd ZML

Falta conocerse la condena

Rezo para que el veredicto sea el adecuado. En mi opinión, las pruebas son abrumadoras. Y no diría esto si el jurado no estuviese recluido en estos momentos”, dijo Biden horas antes del desenlace. La sentencia para Chauvin tendrá que esperar unos días, aunque solo el cargo de asesinato en segundo grado comporta una pena de hasta 40 años de cárcel.

Los líderes negros, que han participado en las vigilias y manifestaciones de las últimas semanas en Minneapolis, habían advertido que la frustración latente estaba llamada a desbordarse si el veredicto no cumplía con las expectativas. “No podemos condonar a esta América inhumana, no podemos condonar la maldad que presenciamos en el vídeo del arresto”, dijo el domingo Benjamin Crump, el abogado de los derechos civiles que representa a las familias de Floyd y Daunte Wright, el veinteañero negro y desarmado abatido la semana pasada durante un control policial en un suburbio de Minneapolis. 

Crump dejó claro que las protestas continuarían si no se hacía justicia, una idea en la que redundó la diputada demócrata Maxine Waters al pedir a la ciudadanía que adopte una postura “más beligerante” y “activa” si el veredicto no está a la altura de las circunstancias. Esas declaraciones levantaron polvareda, tanto que el juez al frente del juicio sugirió que podrían servirle a la defensa de Chauvin para apelar el caso. 

Con la navaja en el cuello del país, ninguna ciudad caminaba de forma tan acentuada sobre el alambre como Minneapolis, blindada con alambradas y muros de hormigón, y tomada por vehículos acorazados y miles de militares armados y con fatigas de camuflaje. El gobernador Minnesota ha querido evitar que se repita el pandemonio que desencadenó la muerte de Floyd en mayo, una explosión de saqueos y destrucción que dejó una factura de 350 millones de dólares. 

Pero muchos ciudadanos han comparado el despliegue con una ocupación militar en toda regla, que no ha hecho más que exacerbar la tensión y el miedo. Una percepción acentuada por los centenares de arrestos acometidos durante las protestas por la muerte Wright, dispersadas sin demasiadas contemplaciones con munición antidisturbios.

Alivio, euforia y lágrimas ante el veredicto del caso George Floyd Agencia ATLAS | Foto: EFE

La familia de George Floyd: "Hoy podemos volver a respirar"

Los familiares y abogados de George Floyd celebraron este martes la condena contra el expolicía Derek Chauvin que asesinó al afroamericano en mayo del año pasado en Mineápolis (Estados Unidos). "Hoy, podemos volver a respirar", afirmó en una rueda de prensa uno de los hermanos de Floyd, Philonise, en clara referencia a las últimas palabras que pronunció George, "no puedo respirar", cuando Chauvin lo ahogaba con la rodilla. "Me siento aliviado hoy -añadió- porque finalmente tendré la oportunidad de dormir un poco". Esta fue la primera reacción de un familiar de Floyd al veredicto. "Lo que le pasó a mi hermano fue una película. El mundo vio cómo su vida se apagaba. Y yo no he podido hacer nada más que mirar, especialmente en la sala del tribunal, una y otra vez, a mi hermano ser asesinado", agregó entre lágrimas Philonise Floyd. Además, recordó otros casos de violencia contra afroamericanos, como el de Daunte Wright, que murió hace una semana precisamente en las afueras de Minneapolis de un disparo de una policía. "Tenemos que entender siempre que tenemos que protestar. Vamos a tener que hacerlo para siempre", dijo.

Además de Philonise, también habló en la comparecencia un sobrino de Floyd, Brandon Williams, quien afirmó que, "con suerte, Estados Unidos dará hoy un giro en la dirección correcta". "Para que los niños y niñas pequeños, como Gianna (la hija de Floyd), no crezcan sin padres. Para que sus familias no sientan el dolor que sentimos nosotros. Son muchas noches sin poder dormir", indicó Williams.

Ellos y el resto de familiares coincidieron además en pedir al Congreso que apruebe el proyecto de ley de reforma policial, bloqueado ahora por los republicanos en el Senado, que está bautizado con el nombre de George Floyd.

Antes de los familiares, también hablaron los abogados de Floyd, con Ben Crump, que ha liderado la acusación particular. "Estados Unidos, apoyémonos en este momento y asegurémonos de que quede documentado para los hijos que aún no han nacido que cuando tomen el periplo hacia la justicia, sepan que la sangre de George Floyd les dará un rastro para encontrar el camino hacia un Estados Unidos mejor", aseguró.

En lo que todos coincidieron, incluido el reverendo y activista para los derechos civiles Al Sharpton, es que el papel del fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, ha sido clave para alcanzar el veredicto de culpabilidad este martes. En una comparecencia previa, Ellison señaló que no puede decirse que con este veredicto se haga justicia, porque la justicia implica "total restauración" y eso no es posible, pero al menos se consigue, subrayó, rendición de cuentas, y ese es "el primer paso hacia la justicia". El fiscal subrayó el trabajo de toda la acusación pública en este caso, pero también quiso recordar los testimonios de todos los policías que contaron lo que vieron y que sabían que lo que ocurrió aquel día de mayo -cuando Chauvin mató a Floyd bloqueando su cuello con la rodilla durante más de nueve minutos- "no estaba bien".

Biden celebra que se haga "justicia"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró este martes que se haya hecho "justicia" en el juicio. Biden también se comprometió a impulsar más reformas sobre las prácticas policiales, durante una llamada telefónica con el hermano de Floyd, Philonise, que fue grabada en vídeo y publicada en Twitter por el abogado de la familia, Ben Crump.

El presidente estadounidense exigió este martes que el Congreso apruebe reformas de las prácticas policiales en el país para estar "a la altura del legado" del afroamericano George Floyd. En un discurso en la Casa Blanca, Biden describió el veredicto como "un paso gigante en la marcha hacia la justicia", pero dijo que "no es suficiente" para borrar la "mancha" del "racismo sistémico" en Estados Unidos.

Kamala Harris: "Todos somos parte del legado de George Floyd"

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo este martes que todo Estados Unidos forma parte del legado de George Floyd, tras declarar su "alivio" por el veredicto. En su discurso, la primera vicepresidenta negra de Estados Unidos dijo que queda "mucho por hacer" para combatir la "injusticia racial", que es "un problema de cada estadounidense" y evita que el país "cumpla su promesa de libertad y justicia para todos".

Hollywood aplaude la condena

Estrellas de Hollywood y del mundo del espectáculo en Estados Unidos mostraron este martes su alivio y amarga satisfacción por la condena a Derek Chauvin.  "Culpable, culpable, culpable... Nadie gana... George Floyd todavía sigue muerto... Y alguien finalmente fue responsable por ello... Derek Chauvin", escribió en Twitter Whoopi Goldberg. "¡Culpable! ¡Como debía ser! Ahora... Descansa en paz George Floyd. Descansa. Tu familia y tú habéis sido reivindicados", apuntó Viola Davis. Otras figuras de Hollywood como Kerry Washington insistieron en que "la lucha por la justicia no ha terminado" con este veredicto de culpabilidad. "Culpable. Culpable. Culpable", escribieron tanto Dan Levy como Mandy Moore, siguiendo esa triple repetición que, poco a poco, se convirtió en tendencia en las redes sociales. Por su parte, Rosie Pérez admitió estar "gritando y llorando" al ver que se había hecho justicia, Patricia Arquette dio las gracias a los miembros del jurado y a los testigos en el juicio, y Lupita Nyong'o escribió simplemente la palabra "alivio" en su perfil de Twitter. "Justicia. Mando mi amor a la familia y los amigos de George Floyd", apuntó Chris Evans. Daniel Dae Kim aseguró que todo el mundo "recordará" este día. "Descansa en paz, George Floyd. Has cambiado el mundo", indicó Alyssa Milano.

El mundo de la música, que como el cine y el resto de la industria del espectáculo en EEUU se volcaron el año pasado en las multitudinarias protestas antirracistas de Black Lives Matter para exigir justicia, también aplaudió la condena a Chauvin. "Un comienzo, un pequeño grano de esperanza para nuestro futuro", afirmó Mariah Carey. La rapera Cardi B calificó de histórica la condena a Chauvin en tanto que Questlove, el líder de The Roots, argumentó que "queda mucha montaña por escalar" para derrotar al racismo. "Descansa en justicia, George Floyd", dijo Katy Perry. "Este veredicto es solo el primer paso en una larga lista de injusticias frente a la comunidad negra, a menudo sin consecuencias. El trabajo no está ni cerca de estar hecho", resumió Justin Timberlake.

Comunicado de los Obama

Barack y Michelle Obama han hecho público un comunicado en el que aseguran que el jurado ha hecho "lo correcto". No obstante, aseguran que la "verdadera justicia es mucho más que un único veredicto en un único juicio", e inciden en que la clave está en admitir que los afroamericanos son tratados "de manera diferente". Piden "reconocer" que millones de "amigos, familiares y conciudadanos" viven con "miedo a su siguiente encuentro con las fuerzas de la ley", y piden un esfuerzo para convertir Estados Unidos en el país "en el que creemos".

Aceptan el veredicto del juicio contra Chauvin como un "paso necesario en el camino hacia el progreso", pero señalan que "está lejos de ser suficiente". Exigen "reformas concretas" para reducir y acabar eliminando el "sesgo racial" que existe en el sistema judicial estadounidense. Aseguran así que estarán "hombro con hombro" con aquellos dispuestos a garantizar "la justicia que a George y tantos otros se les negó".

Activistas y personalidades piden reformar el sistema policial

Activistas, políticos y personalidades de distintos sectores celebraron este martes la decisión del jurado. "Gracias, George Floyd, por sacrificar tu vida", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, en una improvisada aparición ante los medios junto a congresistas del "caucus" negro. Pelosi , quien consideró que gracias a él y "a los millones de personas que salieron por justicia, su nombre siempre será sinónimo de justicia".

Otro reconocido demócrata, el senador de origen hispano Bob Menéndez, recordó que Chauvin puso su rodilla en el cuello de Floyd "durante 9 minutos y 29 segundos sin tener en cuenta su vida" y agradeció al jurado por haber otorgado a la familia de este hombre afroamericano "la justicia que se merece".

"Por primera vez en la historia del estado de Minnesota se responsabilizó a un oficial de Policía blanco por matar a un hombre negro", señaló en su cuenta de Twitter la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés). La organización, reconocida por su actuación en favor de los derechos humanos en el país, agregó que "la verdadera justicia para George Floyd" significa renovar la "convicción de crear un mundo en el que la Policía no tenga la oportunidad de utilizar la violencia para atacar a los negros".

La misma línea siguió la responsable de Human Rights Watch (HRW) en EEUU, Nicole Austin-Hillery, quien indicó que la condena de Chauvin "es una reivindicación para la familia de George Floyd, pero no cambia la urgente necesidad de una reforma integral de la Policía".

El director ejecutivo de Amnistía Internacional (AI) para EEUU, Paul O'Brien, señaló por su parte que los "agentes que utilicen la fuerza excesiva, deben ser llevados ante la justicia" y consideró que el hecho de que Chauvin "haya sido responsabilizado por matar a George Floyd es la excepción, no la regla". 

La decisión del jurado fue destacada igualmente por la comisionada de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino de EEUU (WNBA), Cathy Engelbert, quien aseguró que "si bien este veredicto representa un paso hacia la justicia", es un recordatorio de que, "con demasiada frecuencia, la justicia no es el resultado para las personas de color".

Nueva York se une a las celebraciones

Decenas de neoyorquinos salieron este martes a la calle en distintas partes de la ciudad para unirse a las celebraciones por la condena y pidieron que sea sentenciado a la pena máxima de cárcel. "Estamos felices de que el tribunal haya declarado que el policía que mató a George Floyd es culpable. Lo que estamos esperando es que cuando sea sentenciado sean los 40 años que le esperan", dijo a EFE Carla Reyes, profesora de escuela pública y que altavoz en mano se dirigió a las varias decenas de personas que se concentraron en la emblemática plaza de Times Square. Para esta estadounidense, la condena de Chauvin es "un paso adelante de la justicia" pero queda todavía "mucha pelea por delante". "También estamos luchando por todos los hombres y mujeres que han sido matados por la policía en este país y la lucha no parará hasta la liberación del pueblo negro en este país", agregó.

Entre los carteles luminosos, los grupos de jóvenes que bailaban "breakdance" y el mítico vaquero desnudo que siempre aparece por Times Square, se levantaron los gritos de los presentes recordando el nombre de George Floyd y de otras víctimas de la violencia policial. "La sentencia era necesaria", asegura por su parte Mary Rothfusz, que no esconde su alegría por la decisión del tribunal y que muestra su esperanza de que lleve a un cambio. "Espero que esto haga que la gente siga comprometiéndose y haya cambios y reformas", subrayó a EFE Rothfusz.

Las protestas se repitieron por otros lugares como Union Square, también en Manhattan, y en otros distritos de la ciudad como Brooklyn y El Bronx.

Los principales responsables políticos y de seguridad de Nueva York también han mostrado su satisfacción por la decisión de los doce miembros del tribunal. El comisario de la Policía de Nueva York, Dermott Shea, afirmó en un breve comunicado en Twitter que "se ha hecho justicia". "El NYPD (Departamento de Policía de Nueva York) estará esta noche en las calles asegurándonos que las manifestaciones pacíficas pueden proceder con seguridad", agregó. "Le pedimos a cualquiera que vaya a salir para expresar sus preocupaciones por este juicio que trabajemos juntos, que sea pacífico, que no haya destrucción de la propiedad y juntos los superaremos", subrayó.

Mientras, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que "el veredicto de hoy es una poderosa declaración de rendición de cuentas", pero aseguró que eso "no es lo mismo que la justicia". "No hace que una situación inaceptable se vuelva aceptable (...) pero esto debe de impulsar nuestra marcha continuada hacia la igualdad", agregó.

El alcalde de la ciudad, Bill De Blasio, también dijo que "hoy se ha hecho justicia", pero afirmó que "esto es solo el principio", porque se seguirán llevando a cabo "reformas reales" en torno a las prácticas policiales para que el país sea más seguro. De Blasio, sin embargo, pidió también "paz y calma" para las protestas previstas en la tarde y noche de hoy en Nueva York.