03 de mayo de 2019
03.05.2019
Crisis en Venezuela

España protegerá a Leopoldo López pero limitará su acción política en la embajada

Borrell asegura que no permitirá que la residencia se convierta "en un centro de activismo político"

03.05.2019 | 13:13
López en la puerta de la residencia del embajador.

El Gobierno español ha dejado claro este viernes que no va a entregar a Leopoldo López, el dirigente opositor venezolano acogido como "huésped" en la residencia del embajador de España en Caracas, pero sí regulará y limitará su actividad política.

Después del encuentro que López mantuvo con la prensa a las puertas de la legación diplomática, el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, ha explicado que no permitirá que la embajada se convierta "en un centro de activismo político".

Borrell recordó que López tuvo este jueves encuentros con la prensa en la embajada y recalcó que "a partir de ahora esto será regulado".

El ministro puntualizó que, en función al derecho internacional, la figura de "huésped o acogido" en la embajada "naturalmente" implica una limitación en su actividad política.

"Tenemos la confianza de que, en estas condiciones, Venezuela va a respetar naturalmente la inmunidad del territorio de la embajada de España", agregó.

Desde Beirut, donde se encuentra en visita oficial, Borrell ha ratificado al mismo tiempo que el Ejecutivo español "no entregará" al opositor a las autoridades venezolanas, pese a que el Tribunal Supremo del país dictó este jueves una orden de arresto en su contra.

Tanto él como otros miembros del Gobierno confían en que Venezuela respetará la inmunidad de la embajada española y no se producirá "ninguna intervención sobre la misma", en palabras del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos.

La intención del Gobierno, ha dicho el ministro en declaraciones a TVE, es que Leopoldo López siga en la embajada de España y se mantenga la seguridad de las instalaciones de la legación.

"El pueblo venezolano debe sufrir lo mínimo y, por tanto, pedimos que no haya coste en la seguridad de las personas", ha añadido.

En representación del Gobierno de Nicolás Maduro, su embajador en España, Mario Isea, ha declarado a Efe que el Gobierno de su país "no invade embajadas", sino que respeta el Derecho Internacional, la Convención de Viena y la Carta de las Naciones Unidas.

Isea ha explicado que Venezuela reclama a España, "en el marco de la ley", a Leopoldo López, quien se encontraba bajo arresto domiciliarios hasta este martes, cuando fue liberado por un "indulto presidencial" de Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, entre ellos España.

Ese día, Guaidó y López, horas después de ser liberado, lideraron un levantamiento militar que tenía como objetivo desencadenar un movimiento en los cuarteles para derrocar a Maduro, que, pese a que no tuvo gran eco entre los uniformados, multiplicó los rumores acerca de la lealtad al mandatario.

Para el propio López no se trata de rumores porque, tal y como ha dicho en una entrevista a EFE, "hoy Maduro no puede confiar ni en quién le sirve el café".

"Él sabe que su propio entorno quiere que él salga, sabe que su propio entorno está en conversaciones con nosotros en todos los niveles, y él sabe que tiene que simular que tiene control", ha insistido.

En su opinión, "el quiebre" del Gobierno de Maduro "va a continuar", así como la presión internacional.

Esa presión es fundamental, en opinión del representante de Guaidó en Madrid, Antonio Ecarri, para terminar con el régimen de Maduro y para poder celebrar elecciones libres y democráticas.

En una entrevista con Efe, Ekarri ha agradecido "la posición solidaria que, con el pueblo de Venezuela, ha tenido históricamente no sólo el Gobierno sino también la sociedad española" y ha manifestado que "España sigue jugando un papel líder dentro de la UE para América Latina".

No lo tienen tan claro algunos partidos de la oposición al Gobierno español, como el PP, cuya candidata al Parlamento Europeo (PE), Dolors Monserrat, ha reclamado que España "lidere el apoyo y la ayuda a la transición democrática" en ese país.

También ha defendido que España lleve la batuta en esta cuestión el dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha apuntado directamente al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, porque "desprecia la lucha por la libertad del pueblo de Venezuela tildándola de 'activismo político'", ha dicho, en alusión a las palabras de Borrell sobre la acción política de López.

Es "lamentable" lo que ha dicho Borrell, según Rivera, quien ha instado al Gobierno a liderar el apoyo al conjunto de demócratas venezolanos "sin fisuras en su causa frente a la tiranía de Maduro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!