Las autoridades de México han actualizado a la baja el balance de víctimas mortales causadas por el terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter registrado durante la jornada de este martes, que ha dejado un total de 224 fallecidos, 117 de ellos en Ciudad de México. Un ciudadano español figura entre las víctimas, según han podido confirmar la embajada y el consulado españoles que, además, están tratando de localizar a otra decena de personas.

Según fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID), el consulado ya ha contactado con la familia de la víctima, que ha identificado su cadáver. Se trata de un español residente en el país e inscrito como tal en el registro de matrícula consular. Se trata de la primera víctima mortal confirmada por el consulado español en México, que también ha explicado que se está intentando localizar a una decena de ciudadanos españoles.

Uno de los episodios más dramáticos ha sido el derrumbe de una escuela en Ciudad de México, donde al menos 20 niños y dos adultos han muerto.

El Servicio Sismológico Nacional (SSM) ha estimado en 7,1 la magnitud de este seísmo registrado a las 13.14 (hora local), cuyo epicentro ha situado a 12 kilómetros de la localidad de Axochiapan, situada en el estado de Morelos, aparentemente el más afectado. Ciudad de México se encuentra a 120 kilómetros del epicentro.

Mientras tanto, en la Ciudad de México hay un total de 27 edificios destruidos y se teme que haya personas atrapadas. Los equipos de rescate y los vecinos trabajan para rescatar a muchas personas que se teme se encuentran bajo los escombros en muchas zonas de la capital mexicana. En la Ciudad de México se siguen registrando escenas de confusión ante el temor de réplicas y con un gran caos en la mayor de las calles.

El presidente Enrique Peña Nieto, que convocó una reunión de emergencia con todo su gabinete, ordenó que los servicios de emergencia estén abiertos a toda la población. Asimismo, pidió que se evacuaran los hospitales con daños y el traslado a sus pacientes a otras unidades médicas.

Al menos 20 niños y 2 profesores muertos tras derrumbarse una escuela en el sur de México

El aeropuerto de Toluca recibe vuelos que no pueden aterrizar en el aeropuerto capitalino, una de cuyas terminales fue cerrada tras el terremoto al registrar daños en la infraestructura.

El epicentro del movimiento telúrico se localizó en el límite entre los estados Puebla y Morelos, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, y a 120 kilómetros de la Ciudad de México, y la profundidad fue de 57 kilómetros.

El seísmo, registrado a las 13.40 hora local (18.40 GMT), derrumbó al menos una veintena de edificios en distintas zonas de la Ciudad de México como las colonias Condesa, Del Valle, Narvarte, Centro, Coyoacán y Xochimilco, entre otras.

También causó numerosos cortes en el servicio eléctrico, fugas de gas e interrumpió el servicio de telefonía y en varias estaciones del Metro.

Tras percibir el movimiento, ciudadanos que habitan y trabajan en edificios altos captaron los derrumbes de varios inmuebles en las colonias Condesa y Roma, afectadas en el sismo de 8,1 en la escala de Ricther que ocurrió justo hace 32 años y que dejó miles de muertos.

Pánico y caos en las calles de México DF tras el terremoto

Pánico en las calles de México. Vídeo: ATLAS

Las actividades escolares fueron suspendidas hasta nuevo aviso, al igual que la sesión bursátil, para salvaguardar la seguridad del personal y de las instalaciones. La ciudadanía de inmediato se dio a la tarea de asistir y brindar ayuda en los derrumbes y colapsos.

"Ha sido horrible, lo he sentido mucho peor que el del otro día (7 de septiembre)", ha dicho a Efe la española Ana Bofill justo cuando se preparaba para viajar hoy a España.

"Llevo viviendo dos años y medio y el terremoto me ha sorprendido cuando estaba haciendo el finiquito para dejar mi casa. He salido corriendo por las escaleras con tan mala suerte que me caído y dañado la pierna", ha expresado Bofill. "Nunca he vivido un sismo así y pensé que iba ser pasajero y muy suave. El edificio se movió mucho, pensaba que se iba a caer", ha comentado el colombiano Jonathan Barbosa.

"Los cables de la luz empezaron a chocar y explosionar. Estoy todavía muy asustado. Afortunadamente ya he podido hablar con mi familia en Colombia", ha indicado Barbosa.

El sismo, que causó escenas de pánico, coincidió con el 32 aniversario del poderoso terremoto que causó miles de muertos en 1985 y apenas dos horas después de un simulacro de un movimiento telúrico en todo el país.

También ocurrió solo unos días después de que el 7 de septiembre pasado otro poderoso terremoto, de magnitud 8,2, el más fuerte desde 1932, dejó 98 muertos en el sur del país; 78 en Oaxaca, 16 en Chiapas y 4 en Tabasco.