El Gobierno colombiano ha accedido a un "desescalamiento" del conflicto en paralelo a los cuatro meses de cese el fuego unilateral anunciados por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que entrará en vigor el próximo 20 de julio.

El anuncio se incluye en un comunicado conjunto emitido desde La Habana, sede de las negociaciones de paz, y en él se manifiesta la intención de ambas partes de "acordar sin demoras los términos de un cese el fuego de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas" y de intensificar las "medidas de construcción de confianza".