Un indigente pidió dinero en público al ex presidente de Uruguay, José Mujica, y las cámaras estaban en frente para grabar su reacción. El dirigente le dijo que se lo daría, pero con la condición de que antes dejara de llorar.

Así, en presencia de las cámaras, Mujica pidió a uno de sus acompañantes que le ayudara, pero el hombre insistió en que fuera suyo: "Una moneda suya, Pepe", le dijo.

"Moneda no tengo, pero no llores", fue la respuesta de Mujica mientras sacaba de su cartera un billete de 100 pesos (algo más de 3 euros), lo que hizo que al indigente se le saltaran las lágrimas.

El hombre le gritó emocionado que quería "que sea presidente toda la vida", lo que provocó la risa de todos los presentes, incluido el presidente uruguayo, quien le preguntó que si estaba "loco".