El pasado viernes varios conductores pudieron atisbar y grabar en la región de Sverdlovsk, cerca de la ciudad de Ekaterimburgo, un enorme destello en el cielo de Rusia que parecía una gran explosión.

Al parecer las imágenes no estaban acompañadas de ningún ruido y hasta ahora las autoridades no han dado una explicación oficial al fenómeno y tampoco se ha registrado la caída de un meteorito como el que fue captado el año pasado en Cheliábinsk y con el que los videoaficionados obtuvieron unas imágenes similares a las de ahora.

Varios medios de comunicación han informado que podría tratarse de un simple destello de una explosión provocada en una planta química cercana y que se hubiese reflejado en el cielo.