Las fuerzas gubernamentales ucranianas mataron hoy a una veintena de rebeldes prorrusos durante los violentos enfrentamientos ocurridos en la ciudad de Mariupol, en la región insurgente de Donetsk (este).

El ministro ucraniano del Interior, Arsén Avákov, dijo en su página de Facebook que cerca de 20 "terroristas" (como Kiev denomina a los milicianos prorrusos) han sido "liquidados y cuatro apresados. La mayoría de los asaltantes tiraron las armas y se escondieron en diferentes barrios de la ciudad".

Los combates se produjeron cuando más de medio centenar de milicianos atacaron la sede de la policía de Mariupol (situada o orillas del mar de Azov), enfrentamientos en los que también murió un soldado leal a Kiev.

"Hubo un intento de tomar el edificio. Estalló un tiroteo que desembocó en un enfrentamiento a gran escala coincidiendo con la llegada de los refuerzos del Servicio de Seguridad y la Guardia Nacional", agregó.

Avákov también confirmó que, debido a los combates, el inmueble es ahora pasto de las llamas.

Según fuentes sanitarias regionales citadas por agencias ucranianas, tres personas perdieron la vida por disparos de bala en Mariupol, mientras otras 25 resultaron heridas y han sido hospitalizadas.

De acuerdo con la versión de los prorrusos, el tiroteo se produjo durante el asalto por parte de las fuerzas gubernamentales a la sede policial, donde se encuentra atrincherado un grupo de agentes que se niega a acatar las órdenes de Kiev.

Más de mil personas se dirigieron al edificio para impedir la detención de los policías insubordinados, pero las fuerzas leales a Kiev, que cuentan con el apoyo de blindados, los recibieron con disparos de advertencia al aire, según la misma versión.

Otras fuentes precisaron que los que se encuentran atrincherados no son policías, sino efectivos armados de la autoproclamada "república popular de Donetsk", que se propone celebrar el domingo un referéndum separatista.

Entre los heridos figura un reportero de la televisión rusa RT, quien recibió un disparo en el estómago pese a ir protegido con un chaleco antibalas, según la directora del canal, Margarita Simonian.

El Ministerio de Defensa de Ucrania anunció ayer que proseguirá con la ofensiva contra las milicias prorrusos sublevadas en el este del país, incluso si los insurgentes de las regiones de Donetsk y Lugansk aplazan el referéndum separatista.

Los insurgentes han rechazado por unanimidad la petición del presidente ruso, Vladímir Putin, de aplazar la consulta, que Kiev tacha de "estafa política" y "aventura" sin perspectivas de éxito.

Los prorrusos de Donetsk y Lugansk, dos regiones limítrofes con Rusia, se proponen preguntar a los ciudadanos si apoyan la independencia de sus territorios.

Secuestro

Presuntos separatistas prorrusos han secuestrado este viernes al jefe de la Policía de Mariupol, Valeri Andorshchuk, en medio de los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad ucranianas por el control de una comisaría, según ha informado el diputado Oleh Liashko y recoge el diario 'Kiev Post'.

A través de su perfil en Facebook, Liashko, que se encuentra en esta ciudad portuaria de la región de Donetsk, ha denunciado que "terroristas" han secuestrado al responsable policial, quien "luchó hasta el final".

Los captores se lo han llevado de "la comisaría en llamas en un vehículo" tras "apuñalar con un cuchillo al conductor y colocar a Androshchuk dentro del maletero", ha relatado el diputado, precisando que "han huido hacia un destino desconocido".

Esta información no ha sido confirmada aún por fuentes oficiales y se conoce poco después de que el ministro del Interior, Arsen Avakov, haya informado de al menos 20 muertos en los enfrentamientos entre separatistas prorrusos y las fuerzas de seguridad en Mariupol.

Según ha relatado en su perfil en Facebook, unos 60 "terroristas" con armas automáticas atacaron esta mañana el cuartel general de la Policía en la ciudad e intentaron tomar el edificio "sin ninguna reclamación previa".

"Hubo un enfrentamiento en el edificio, que degeneró en un choque militar a gran escala tras la llegada de refuerzos de la Policía y la unidad Omega de la Guardia Nacional", ha explicado el ministro, precisando que 20 separatistas han muerto y otros cuatro han sido detenidos. Además, un soldado ucraniano ha muerto y otros cinco han resultado heridos en el enfrentamiento.

Según la cadena rusa RT, que cita a un representante de las fuerzas de autodefensa, uno de los blindados desplegados hoy por el Ejército en Mariupol ha abierto fuego contra un grupo de civiles desarmados.

Por su parte, Ucrania expresó hoy su protesta por la primera visita del presidente ruso, Vladímir Putin, a la anexionada península de Crimea, que Kiev calificó de provocación destinada a incrementar la tensión en las relaciones bilaterales.

"Esta provocación confirma una vez más que Rusia apuesta conscientemente por la escalada de tensión en las relaciones ruso-ucranianas y no desea arreglar los problemas bilaterales por la vía diplomática", señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania en un comunicado.

Con ocasión del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi, Putin presidió hoy un desfile militar en el puerto crimeo de Sebastopol, base de la Flota rusa del mar Negro, acto al que asistieron decenas de miles de personas.