23 de abril de 2013
23.04.2013
Atentado en Boston

Los Tsarnaev se radicalizaron a causa de Irak y Afganistán

El estado del detenido por el atentado de Boston pasa de "grave" a "estable", según las autoridades de EEUU

25.04.2013 | 10:51
Recuerdo a las víctimas en Boston.
El estado de salud del único detenido por el atentado del maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, ha mejorado en las últimas horas y ha pasado de "grave" a "estable", según ha informado la fiscalía de Massachusetts en su cuenta de Twitter.

La fiscalía, que cita como fuente el parte ofrecido por el hospital donde se encuentra ingresado Tsarvaev, el Beth Israel Deaconess, ha explicado que "al mediodía de hoy" el estado del joven ha pasado a "estable".

Las autoridades norteamericanas han señalado a los hermanos Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev, de origen checheno, como presuntos responsables de las dos explosiones que el pasado 15 de abril causaron tres muertos y más de 200 heridos en la recta de llegada del maratón de Boston.

Tamerlan, de 26 años de edad, fue abatido por las fuerzas de seguridad, y después atropellado por Dzhokhar, de 19, mientras huía. El hermano menor fue localizado horas después, tras una intensa operación policial, y actualmente se encuentra ingresado bajo custodia en un hospital.

El Departamento de Justicia informó el lunes de que Dzhokhar Tsarnaev ha sido inculpado formalmente de un cargo por uso de armas de destrucción masiva y de otro cargo por destrucción malintencionada de propiedades con resultado de muerte, dos cargos que podrían implicar condena a muerte, a cadena perpetua o a una larga pena de prisión.

Pese a que inicialmente las autoridades barajaron la posibilidad de considerarlo "combatiente enemigo", finalmente Tsarnaev se enfrentará a la Justicia federal ordinaria.

El delicado estado de salud de Tsarnaev no le ha impedido comunicarse con las autoridades y responder a los primeros interrogatorios del FBI, en los cuales ha señalado las guerras de Irak y Afganistán como detonantes de su ideología radical, según han explicado fuentes conocedoras de estas entrevistas al periódico 'The Washington Post'.

Según estas fuentes, el detenido ha reconocido su responsabilidad en las explosiones, aunque de estos primeros contactos los investigadores ya han comenzado a deducir que los Tsarnaev no formaban parte de una célula terrorista ni recibían órdenes de un grupo mayor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!