Al menos 80 personas han muerto este viernes por los ataques de las fuerzas del régimen que preside Bashar al Assad contra las ciudades de Damasco, Alepo, Idlib, Deraa, Raqqa, Hama, Homs, Banias, Deir el Zor, Qunaitera y Lattakia, según han informado en su página de Facebook los Comités de Coordinación Local.

Entre los fallecidos figuran cuatro mujeres y tres niños. En Damasco y en sus alrededores, han muerto 22 personas, mientras que en Alepo han fallecido 17, diez en Idlib, ocho en Deraa, seis en Raqqa, cinco en Hama, otros tantos en Homs, tres en Banias, el mismo número en Deir el Zor y una víctima en Qunaitera y otra en Lattakia.

Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado este viernes de que la jornada del jueves terminó con 141 sirios muertos en los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los opositores.

Del total de fallecidos, 72 eran civiles, de los cuales doce eran niños, 37 eran rebeldes, 32 eran militares del régimen y tres eran militares desertores. Los 72 civiles que han perdido la vida han fallecido en las ciudades de Reef Dimashq (27), Alepo (siete), Homs (doce), Idlib (ocho), Damasco (nueve), Deraa (cuatro), Hama (cuatro) y Latakia (un fallecido).