El Gobierno chino señaló ayer que las autoridades comunistas "ya tomaron su resolución" sobre el caso del británico Neil Heywood -cuando condenaron a la esposa del ex líder Bo Xilai, Gu Kailai, por su asesinato-, pero eludió responder si el empresario fallecido colaboraba con espías del Reino Unido. Así lo aseguró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hong Lei, que fue preguntado por el artículo publicado el lunes por el Wall Street Journal que asegura que Heywood filtró información a los servicios secretos británicos sobre Bo Xilai un año antes de morir.

Hong se limitó a señalar que el caso ya "está resuelto", a pesar de que todavía falta por conocer cuál es el destino de Bo Xilai, acusado por el Partido Comunista (PCCh) de encubrir el crimen de su esposa e investigado actualmente por la Fiscalía. Según la versión oficial, Heywood fue envenenado por Gu y su asistente doméstico en un hotel de Chongqing hace un año, ciudad en la que Bo era el secretario general (máximo cargo) del PCCh hasta que cayó en desgracia.

Las pesquisas de las autoridades chinas concluyeron en agosto que Gu, quien se declaró culpable en el juicio, había envenenado a Heywood tras mantener varias disputas económicas y al sentir que su hijo, Bo Guagua, estaba bajo amenaza. Las investigaciones del diario estadounidense apuntan que Heywood se reunía habitualmente con un agente de los servicios secretos británicos en China y le proporcionaba información sobre los asuntos privados de los Bo.