28 de octubre de 2011
28.10.2011

Cadena perpetua para 12 represores de la dictadura argentina

Alfredo Astiz, conocido como el ´ángel rubio´, ya había sido condenado en Francia e Italia por el asesinato ciudadanos de estos países

28.10.2011 | 02:26
Madres de Plaza de Mayo celebran la condena a los doce represores.
Las profundas heridas que dejó la última dictadura militar en Argentina (1976-1983) comenzaron a cerrar con las históricas condenas a prisión perpetua que recibieron los exmarinos Alfredo Astiz y Jorge ´Tigre´ Acosta y otros diez ex represores que actuaron en el centro clandestino de detención de la ESMA.
"Estas condenas implican un paso más en el camino de la memoria, la verdad y la justicia", destacó el secretario de Derechos Humanos argentino, Luis Duhalde.
Astiz y la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), hoy convertida en un espacio para la memoria, son dos de los principales emblemas de la sangrienta dictadura que dejó unos 30.000 desaparecidos, según las estimaciones de las organizaciones de derechos humanos.
Comandada por el ex almirante Emilio Eduardo Massera, la ESMA fue uno de los principales centros de torturas y de aniquilamiento del régimen militar, por el que se estima que pasaron unos 5.000 detenidos-desaparecidos y sólo unos pocos sobrevivieron.
Está ubicada en el barrio porteño de Núñez, cerca del estadio de River Plate donde en 1978 decenas de miles de personas celebraron el primer campeonato mundial de fútbol ganado por Argentina. Desde la ESMA partieron también las víctimas que fueron lanzadas vivas y dopadas al mar desde los denominados "vuelos de la muerte".
El primer juicio que integra la ´megacausa ESMA´ le llevó 22 meses al Tribunal Oral Federal Nro. 5 de Buenos Aires, durante los cuales declararon unos 200 testigos, unos 80´ sobrevivientes del centro clandestino de detención.

Se juzgaron 86 delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios cometidos contra la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, el periodista y escritor Rodolfo Walsh y las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, entre otros casos. De las 86 víctimas, 28 permanecen desaparecidas y 5 fueron asesinadas y sus cuerpos identificados.
Astiz, conocido como el ´ángel rubio´ o el ´ángel de la muerte´, ya había sido condenado en ausencia a prisión perpetua en Francia e Italia por el secuestro, tortura y asesinato de las monjas francesas y de tres ciudadanos italianos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine