18 de octubre de 2011
18.10.2011

Los socialistas franceses buscan ´tapar´ diferencias tras el triunfo de Hollande

Algunos sectores de PS ya han avisado que el rival de Sarkozy en 2012 deberá incluir en su equipo a personas afines a Martine Aubry

18.10.2011 | 08:30
François Hollande se dirige a sus seguidores tras ganar las primarias.
Los socialistas franceses comenzaron ayer a preparar el camino de la que quieren sea una máquina apisonadora anti-Sarkozy en las elecciones presidenciales de 2012, tras la victoria clara de François Hollande en las primarias del domingo.
La derrotada, la que es de nuevo primera secretaria del Partido Socialista (PS), Martine Aubry, se puso ayer manos a la obra e hizo un llamamiento a la unidad, al "combate colectivo" de los socialistas contra el presidente Nicolas Sarkozy.
Aubry -trece puntos por detrás de Hollande en la segunda ronda de las primarias- dijo que la gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP) no podrá cebarse en la lucha interna del PS que ahora se sospecha habrá por reunir efectivos tras la derrota de la jefa del partido.
Los próximos a Hollande se apresuraron ayer a desmentir que dentro del PS los ánimos estén de punta por la victoria del uno contra la otra, aunque algunos de ellos, de manera anónima, hicieron circular en la prensa la idea de que el ganador tendrá que colocar a su equipo en la dirección.
El PS celebrará mañana su primera reunión de dirección después de un proceso de elección de candidato para las presidenciales en el que seis líderes socialistas se presentaron como rivales ante los electores durante varios meses.
Y ahora el reto es múltiple, ya que los socialistas deberán mostrar unidad interna si quieren conquistar el palacio del Elíseo en 2012 y enseñar esa flexibilidad y habilidad negociadora que les faciliten acuerdos con otras fuerzas de izquierda y que con Aubry parecía más evidente que con Hollande, según recordaron ayer en sus editoriales los principales medios de prensa galos.
El próximo 22 de octubre se celebrará la convención de investidura de Hollande como candidato, quien tendrá de tiempo hasta el 22 de abril del año que viene para personificar ante los franceses el ideal de los valores de la República y demostrar que la era Sarkozy, como por otro lado muestran los sondeos más recientes, está casi acabada para los franceses.
Pero el reto además es externo al partido, probablemente más inclinado a una ´izquierda realista´ con Hollande como candidato y por esa razón más difícilmente compatible con una izquierda comunista y unos ecologistas próximos a reivindicaciones antiglobalización que no necesariamente le pondrán fácil al candidato del PS un apoyo para alcanzar el Elíseo.
"La izquierda no puede tener éxito si no se enfrenta a los bancos", declaró al conocer la victoria de Hollande el portavoz del Partido Comunista, François Delapierre, que dio el tono de las caras que pueden poner las formaciones de izquierda al candidato cuando proponga un frente unido anti-Sarkozy.
Desde la gubernamental UMP (Unión por un Movimiento Popular, conservadora), una vez pasadas las primarias socialistas sus principales responsables ya han hecho saber que en los próximos días se dedicarán a destacar las "inconsistencias" y debilidades del candidato Hollande.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine