Dos militares israelíes acusados de poner en peligro la vida de un niño palestino de nueve años al que emplearon como escudo humano fueron degradados ayer y puestos bajo libertad condicional durante tres meses por una corte militar.

Ambos, pertenecientes a la Brigada de Infantería Guivati, comparecieron ayer en una vista ante un tribunal de la Comandancia Sur del Ejército israelí, que les degradó de suboficiales al rango de sargento, informaron los medios locales.

Los dos fueron condenados hace un mes por haberse excedido en el uso de su autoridad y puesto en peligro la vida del menor palestino al que ordenaron abrir varios bolsos de los que se sospechaba contenían explosivos durante el registro en un edificio del barrio Tel al-Hawa en la franja de Gaza en enero de 2009.