Ya son 58 los muertos, 36 mujeres y 22 hombres, a causa del incendio que destruyó un edificio de 28 pisos en el centro de Shanghái, el pasado lunes, informó hoy el diario oficial "Shanghai Daily".

Alrededor de 70 personas permanecen ingresadas en ocho hospitales de Shanghái, 15 de ellas se encuentran en estado crítico y 11 dependen de las máquinas respiratorias.

Después de que se extinguiera el fuego, 53 cuerpos fueron llevados a una funeraria de la ciudad, pero las pruebas de ADN de la policía indican que hay cinco víctimas más.

La policía seguirá con las pruebas de ADN para comparar los códigos genéticos de las víctimas con los de familiares de moradores del edificio y concluir así la identificación de los cuerpos.

Además, la administración del distrito de Jingan, donde se produjo la tragedia, informó al diario haber sido comunicada de la desaparición de 56 personas después del fuego.

Este incendio ha sido el peor en los últimos años en Shanghái, y en el mismo han muerto más personas que en los más de 4.000 que se registraron entre principio de año y el 25 de septiembre, que sumaron un total de 33 víctimas mortales y 38 heridos.

La policía sospecha que el fuego fue iniciado accidentalmente por cuatro soldadores sin licencia que trabajaban en la obra de restauración del edificio, a los que arrestó el miércoles junto con otras cuatro personas cuya identidad se desconoce.