El presidente iraquí, Yalal Talabani, aseguró ayer que no firmará el acta de la condena a muerte del ex viceprimer ministro y principal figura del Gobierno de Sadam Husein durante más de dos décadas, Tarek Aziz.

"No voy a firmar la orden de ejecución contra Tarek Aziz porque soy socialista, porque combatí con Tarek Aziz, porque es un cristiano iraquí y porque además es un señor de más de ochenta años", aseguró Talabani en una entrevista en France 24.

Aziz, antiguo ministro de Exteriores y viceprimer ministro de Irak, fue condenado el pasado 26 de octubre a morir en la horca por delitos vinculados con su gestión en el Ejecutivo iraquí, en virtud de una sentencia emitida por un tribunal supremo penal creado para enjuiciar a los representantes del régimen anterior.

Aunque no prosperasen los recursos de Aziz, la decisión final queda en manos del Consejo Presidencial, integrado por el jefe de Estado y los dos vicepresidentes.

Pero para que la pena capital no sea aplicada, es necesrio que dos de los tres miembros del Consejo presidencial iraquí se opongan.

El actual presidente abogó por "pasar la página de las ejecuciones y de los asesinatos, salvo en lo que concierne a crímenes perpetrados recientemente" porque mantiene una política "de clemencia, de perdón y de reconciliación nacional".

Tabalani dijo que "las fuerzas iraquíes pueden asumir la seguridad en Irak" y agregó que espera que "la organización terrorista" Al Qaeda, a quien responsabilizó de la matanza de 58 cristianos en una iglesia de Bagdad el 31 de octubre.