Las fuerzas de seguridad alemanas aumentaron ayer sus medidas de precaución después de que el ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, anunciara que el gobierno de la canciller Angela Merkel tiene indicios de que a finales de mes el país podría ser blanco de ataques terroristas.

Las estaciones y aeropuertos alemanes contarán ahora con un mayor número de agentes armados.

La policía alemana tiene a su disposición "fuerzas para situaciones especiales" como posibles ataques islamistas.

Ayer mismo, el mayor aeropuerto de Alemania, el de Fráncfort, incrementó notablemente su seguridad. Los agentes policiales ya no se encuentran sólo en los controles del aeropuerto, sino en todo el recinto, comunicaron esta tarde sus portavoces. En las últimas horas se efectúan ya más controles, se analiza mejor el contenido de los equipajes y varios policías vestidos de paisano se pasean por el aeropuerto para identificar a posibles sospechosos.

Sin embargo, el número de agentes no se incrementará, según Wolfgang Wurm, presidente de la dirección de la policía alemana.

Un portavoz de la mayor compañía aérea alemana, Lufthansa, aseguró que de momento no se espera que se produzcan retrasos por la alarma.

Mientras tanto, los servicios secretos del país aumentan sus esfuerzos para descifrar posibles mensajes terroristas en correos electrónicos de islamistas sospechosos.

Las autoridades alemanas calculan que al menos 200 islamistas de Alemania fueron adiestrados en campos de entrenamiento terrorista en el extranjero. Cerca de la mitad de ellos podría estar de vuelta en Alemania tramando futuros ataques.

Según la edición digital del diario berlinés Der Tagesspiegel, la decisión de Berlín de reforzar los dispositivos de seguridad se produce tras recibir informaciones de Estados Unidos de que dos o tres miembros de Al Qaeda están preparados para actuar en Alemania o el Reino Unido. La fecha posible para la llegada de los presuntos terroristas a Alemania es el 22 de noviembre y se cree que su objetivo es perpetrar un atentado en algún mercadillo de Navidad, aprovechando grandes concentraciones humanas.

Gobierno alemán: "Hay motivos para la preocupación, pero no para la histeria"

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, anunció en una rueda de prensa en Berlín que el Ejecutivo de Merkel ha recibido advertencias de los servicios secretos alemanes en el extranjero. "Hay investigaciones concretas y pruebas concretas", aseveró de Maizière sin dar más detalles, pero subrayando que Alemania se encuentra ante "una nueva situación" en lo que a peligro terrorista se refiere. "Hay motivos para la preocupación, pero no para la histeria. No dejaremos que el terrorismo internacional nos limite ni en nuestras costumbres de vida ni en nuestra cultura", enfatizó el ministro haciendo hincapié en que Alemania "no se dejará amedrentar".