El portal de Internet Gizmodo ha filtrado un vídeo e imágenes de cientos de personas sometidas al control de escáneres corporales el año pasado en el Tribunal Federal de Florida. Las imágenes deberían haber sido destruidas.