La República Dominicana confirmó ayer el primer caso de cólera en el país que que afecta al ciudadano haitiano Wilmo Louwe, asentado en Higüey (este del país).

El presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, y un grupo de ministros y altos cargos se reunieron para evaluar la situación creada en el país por la epidemia de cólera que padece Haití, donde han muerto más de mil personas y cerca de 17.000 han sido hospitalizadas.

Para evitar los contagios, las personas y los vehículos que accedan a la República Dominicana desde Haití pasarán por un área donde los neumáticos y las suelas de los zapatos serán impregnados de una sustancia bactericida como medida preventiva contra el cólera.

Además, una mujer residente en el condado de Collier, en el suroeste Florida, que viajó a Haití para visitar a su familia, fue hospitalizada a su regreso en este estado de EE.UU. tras diagnosticarle síntomas de cólera, confirmó una fuente médica. "Tenemos una mujer residente en el condado de Collier que ha sido infectada por el cólera en Haití", señaló Rob Hayes, portavoz del Departamento de Epidemiología de Florida.

Por su parte, el presidente de Haití, René Préval, ha pedido a la población del país caribeño que "rechace la violencia" y ha asegurado que las personas que han protagonizado disturbios en las localidades de Cabo Haitiano y Hinche "se sirven de la epidemia de cólera para crear problemas".

En un mensaje a la nación, Préval criticó las últimas agresiones contra 'cascos azules' de la ONU. Al menos dos personas han muerto y más de una veintena han resultado heridas como consecuencia de los disturbios de los últimos días.las agencias de asistencia también han alertado de que se enfrentan a nuevas dificultades para atender a los enfermos por los violencias de determinadas zonas, especialmente en Cabo Haitiano, la segunda mayor ciudad del país.