La Comisión Europea hizo un llamamiento hoy de ayuda urgente a los Veintisiete y a la comunidad internacional para detener el avance del cólera en Haití, que ya ha causado 1.110 muertes y 18.382 afectados, y lograr agua potable.

"Se necesitan urgentemente más contribuciones para cubrir los huecos existentes en sanidad, condiciones de salubridad del agua, higiene y logística", señaló en rueda de prensa la comisaria europea de Ayuda Humanitaria, la búlgara Kristalina Georgieva.

"No es una cuestión de dinero sino de despliegue inmediato de la experiencia y los materiales necesarios", continuo la comisaria, quien explicó que está en contacto permanente con la Presidencia belga de turno de la UE y los países miembros para coordinar el envío de ayuda.

Según Georgieva, las prioridades son: personal y material médico, expertos y sistemas de purificación de agua y prevención de enfermedades y apoyo para desarrollar una campaña de concienciación, ya que la población rechaza el establecimiento de centros de tratamiento de la enfermedad por miedo al contagio.

"Es muy importante que la comunidad internacional se comprometa y ayuda a Haití en este momento", agregó.

La perspectiva no es alentadora, según los expertos, quienes aseguran que el cólera continuará extendiéndose por el país -de momento ya afecta a siete de los diez departamentos del país- y se necesitará asistencia al menos durante otros seis meses.

Bruselas explicó que el sistema de sanidad público del país está desbordado a pesar de la asistencia internacional en parte porque hacía muchos años que no se producía un contagio de esta enfermedad y nadie sabe muy bien cómo actuar.

Hasta el momento se han establecido 30 centros de tratamientos de cólera y 26 unidades móviles de apoyo.

La Unión Europea ha destinado 12 millones de euros y ha movilizado el Centro de Control e Información (MIC, por sus siglas en inglés) para coordinar la ayuda que entreguen los países comunitarios, como Francia, desde donde ya se ha transportado asistencia.

La comisaria ha explicado que su principal interés es atender los casos más urgentes y evitar nuevas muertes y a continuación potenciar el acceso al agua y mejorar las condiciones higiénicas.

Asimismo, explicó la Unión ha enviado expertos europeos para reforzar los controles epidemiológicos que se están llevando a cabo para comprobar la evolución de la enfermedad.

Las autoridades del país aseguran que las agencias de Naciones Unidas tienen acceso a todo el territorio, pero Georgieva advierte de que habrá que mantenerse atentos para que los trabajadores humanitarios puedan seguir realizando su labor, en especial, de cara a las elecciones legislativas y presidenciales del 28 de noviembre.