Unos 40 insurgentes han muerto presumiblemente en una operación conjunta de las fuerzas internacionales y afganas en la provincia oriental de Kunar, colindante con Pakistán, según informó hoy el cuerpo militar de la OTAN.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) explicó que "más de 40 insurgentes pueden haber muerto" en la operación "Mordisco de Bullgod" llevada a cabo en la zona del río Pech a su paso por Kunar -un tradicional bastión talibán-, que se inició el pasado domingo y concluyó ayer.

En los diferentes ataques, centrados en el valle de Watapur, el Ejército afgano y la ISAF decomisaron armamento de los insurgentes, como munición antiaérea, lanzagranadas y munición para rifles Ak-47.

"La fuerza conjunta tomó medidas con la intención de evitar herir a civiles inocentes durante la operación", reza el comunicado.

Varios miles de personas mueren cada año víctimas de la violencia en Afganistán.

Los talibanes protagonizan frecuentes ataques contra las tropas extranjeras y afganas en todo el territorio, especialmente en el cinturón suroriental del país, donde predomina la etnia pastún.

En las provincias orientales afganas limítrofes con Pakistán, las autoridades del país centroasiático sospechan que existen numerosos campos de entrenamiento de la insurgencia, que se beneficia de la permeabilidad de la frontera afgano-paquistaní.