El presidente francés, Nicolas Sarkozy, defendió ayer la reforma de pensiones aprobada en su país, dijo que es un asunto que supera las fronteras entre derecha e izquierda y que en España la hicieron Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

Sarkozy puso como ejemplo los gabinetes de los dos presidentes de Gobierno socialistas españoles para ilustrar cómo en otros países europeos la reforma de los sistemas de jubilación la han aplicado políticos de tendencia política diferente a la suya.

El conservador Sarkozy defendió en una entrevista en televisión la reforma de las pensiones aprobada por el Parlamento después de huelgas y manifestaciones masivas en Francia, de las que destacó que se desarrollaron "sin violencia".

"¿Negociar sobre qué?", se preguntó el presidente cuando se le interrogó sobre por qué el Gobierno saliente -el Ejecutivo galo fue renovado el fin de semana pasado- no modificó en conversaciones con los sindicatos su proyecto de reforma de las pensiones.

(Éric) "Woerth tuvo 56 reuniones con los sindicatos", dijo el presidente sobre los encuentros que celebró el ministro saliente de Empleo con las organizaciones que convocaron huelgas y manifestaciones seguidas por millones de franceses en los últimos meses.

"¿Cómo iban a estar contentos?", se volvió a preguntar Sarkozy acerca de la actitud de los franceses al conocer que se deberán jubilar dos años más tarde -la reforma incrementa de 60 a 62 la edad mínima legal de jubilación- en aplicación de la nueva ley sancionada por el Parlamento el mes pasado.

"¿Si no hubiéramos hecho esta reforma el clima social habría mejorado?", siguió preguntándose retóricamente el presidente, quien declaró que la decisión de prolongar el período de cotización para cobrar una pensión de jubilación era necesaria para evitar el déficit del sistema.

Tres periodistas entrevistan a Sarkozy en su intervención en televisión, transmitida por tres canales -TF1, France 2 y Canal Plus- la primera vez que el presidente se explica ante los franceses, después de las masivas protestas y huelgas contra el plan del Gobierno de reforma de las pensiones.