El nuevo gobierno designado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se centrará en conseguir la reelección del mandatario en las próximas elecciones presidenciales de 2012, según informó el portavoz gubernamental François Baroin.

El nuevo Ejecutivo galo cuenta con menos puestos ministeriales que su anterior equipo, que había presentado la renuncia el sábado en medio de una remodelación del Ejecutivo.